Buscar

¿Adiós a los clubes-Estado? El plan de la FIFA para la autarquía del fútbol mundial

23/10/2017 - 16:10
  • Quiere que el fútbol se abastezca con sus propios recursos
  • China ya tuvo que poner freno a su burbuja a principios de año
Más noticias sobre:
Al Khelaifi, presidente del PSG, en la presentación de Neymar. Imagen: EFE.

El dinero del fútbol y solo el dinero del fútbol es el que debe usarse en el fútbol. A esta conclusión ha llegado la FIFA, que a través de su presidente, Gianni Infantino, pretende acabar con la burbuja de fichajes que ha afectado al deporte rey en los últimos años, con el colofón de este verano, en el que se han batido los récords de contrataciones y se han efectuado las tres operaciones más caras de la historia (Neymar, Mbappé y Dembélé, por 222, 180 y casi 140 millones de euros).

Tal y como informa Marca, la FIFA se ha propuesto acabar con la participación de empresas, personas e incluso Estados como fuentes de financiación de los equipos de fútbol, medida encaminada a pinchar la burbuja creada en el mundo futbolístico y que ha conllevado a encarecer de forma dramática el precio de los jugadores.

El problema es grave y ya ha salido a la superficie en toda su magnitud. Tanto es así que desde el máximo organismo mundial del fútbol se ha alertado de que, si la inercia sigue, podríamos estar acudiendo al fin del fútbol tal y como lo conocemos. De ahí la urgencia en acabar con ello.

Infantino se ha reunido en Londres (donde este lunes se entregan los premios 'The Best') con exjugadores y entrenadores, un senado para aportar ideas y comenzar a trazar un plan que acabe con lo que, desde la FIFA, se ha denominado como la locura de los fichajes.

Carlo Ancelotti, Diego Forlán, Patrick Kluivert, Gianluca Vialli, Pedja Mijatovic y otros muchos jugadores y técnicos fueron los que se reunieron con Infantino. Personas que siguen muy vinculadas al mundo del fútbol y que quieren cambiarlo desde dentro.

El ejemplo chino

En el horizonte, el ejemplo de China. En un país con unas características muy peculiarles, el Estado quiso acabar con la burbuja de su fútbol y se puso manos a la obra a comienzos de año. Se redujo a tres los futbolistas extranjeros disponibles en las alineaciones, se implantó la obligatoriedad de sumar a canteranos en las plantillas y de alinear a uno al menos y se decretó el pago del 100% de las deudas contraídas por los clubes a fondos de mantenimiento del fútbol nacional, entre algunas de las medidas.

El resultado ha sido casi inmediato. En el mercado de verano de 2017 (similar al de invierno en el fútbol europeo) la inversión bajó a niveles de 2014, antes de su explosión. Ahora, la FIFA quiere evitar que su fútbol actual se convierta en un deporte diferente y regido por unas normas muy distintas a las que conocemos. La idea es la autarquía: que el fútbol se abastezca con sus propios recursos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.