Buscar

Luis Suárez se negó a saludar a Piqué tras ser cambiado y se mofó de un jugador del Málaga en el 2-0

24/10/2017 - 9:00
  • Piqué trató de frenar el enfado del delantero después de ser sustituido
Suárez no saluda a Piqué en el momento de ser sustituido. Imagen: El Día Después

Luis Suárez no pasa por su mejor momento. Ya no ve puerta como antes. Su botas ya no escupen pólvora con cada remate. El gol le ha abandonado. Se evidenció ante el Málaga, en un partido en el que falló varias claras ocasiones, de ésas que antaño metía casi sin querer. Aunque fuera (con perdón) con el culo. Esa falta de puntería le llevó a un enfado monumental. Y lo pagó con todo el que se acercase a él. Como Valverde. Como Piqué. Como el central blanquiazul Baysse.

Ayer ya contó EcoDiario.es que Suárez no se tomó con muy buenas formas su sustitución frente a los andaluces en el 89'. Enfiló el camino del banquillo con cara de pocos amigos. Valverde ni le cruzó palabra, al contrario de lo que sí pasó en Lisboa cuando, ante el Sporting de Portugal, ambos parecieron tener sus más y sus menos.

En ese camino hacia el lugar donde le esperaban el resto de los suplentes, Suárez pagó con más personas su enfado. Uno de ellos fue Gerard Piqué.

El central del FC Barcelona, también sentado en el banquillo (fue convocado, pero no jugó ni un minuto) trató de aplacar el evidente malestar de su compañero poniéndole la mano para que éste se la chocara. Pero el guiño cariñoso del zaguero no tuvo réplica. Suárez se negó a saludar a Piqué, tal y cómo han revelado las imágenes de El Día Después, de Movistar.

El cuerpo de Suárez se chocó con la mano del zaguero sólo porque estaba en su camino. Piqué reaccionó chocando la espalda del ariete mientras tomaba asiento a su lado.

Mofas a Baysse

Antes, en el terreno de juego, Suárez fue Suárez. Es decir, se peleó con todos, como es costumbre en su estilo fajador, de delantero casi imposible de parar.

Con Paul Baysse, central francés del Málaga, tuvo, como era lógico, sus roces que, combinado con la frustración de no hacer gol, le llevaron a burlarse del futbolista visitante cuando Iniesta anotó el 2-0.

"¡Eres un huevón! ¡Eres un huevón!", se encaró con él mientras sus compañeros se iban a celebrar con el manchego el tanto. Antes de unirse a ellos, Suárez le pasó la pelota a Baysse diciéndole algo ininteligible, como queriéndo darle la bola para que se la quedara ahora que ya no valía para nada. Ahora que el 2-0 era del Barça pese a que ninguno de esos goles salió de las botas de Suárez. No fue, definitivamente, la noche del charrúa.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
24-10-2017 / 10:35
el lagar
Puntuación 11

Es el mas indicado para heredar la chuleria que roza la falta de respeto, ya que se fue neymar. Que nadie se extrañe si se lleva alguna patada mas de lo normal. Quien ha jugado al futbol, lo sabe.

#2
24-10-2017 / 20:37
incierto
Puntuación 0

EL FARSA ES UN NIDO, UNA

MADEJA DE BABOSAS,

CONSPIRADORES QUE NO DEBIA

PERMITÍRSELES SU PROSELITISMO

Y, POR TANTO ¡¡¡¡¡¡ ATOMAR POR

RETAMBUFA !!!!!!!

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.