Buscar

ÚLTIMA HORA:
Condenan a Ratko Mladic, el 'carnicero de Bosnia', a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica (12:08)

Zinedine Zidane mete a Gareth Bale en la nevera

8/11/2017 - 18:50
  • Zidane planeó su ausencia con Gales para ponerse a punto
  • El objetivo: que gane fuerza, confianza y se recupere del todo
Imagen: Reuters.

El pasado fin de semana, Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid era optimista con la recuperación de Gareth Bale. El de Gales no llegó al partido contra Las Palmas, pero sí estará descansando en Valdebebas para no ir con su selección y volver en el derbi contra el Atlético de Madrid. El técnico piensa mimar y mucho a su futbolista.

Según informa Marca, este retraso en la puesta a punto del '11' ha sido pactada, planeada por Zidane, que acordó que el jugador se quedase en Madrid para potenciar la recuperación de sus sóleos. Toda precaución es poca para tratar de evitar una recaída.

Así, junto al equipo de preparadores físicos, trabajará en todas las zonas peligrosas de su cuerpo, las más frágiles o susceptibles de hacerle volver a la enfermería. Sus sóleos, evidentemente, se encuentran entre ellas. Las dos semanas de parón de selecciones irán enfocadas a que se acaben de una vez los dolores y las malas sensaciones.

El tema no es solo físico, sino también psíquico. Las pruebas a las que se le ha sometido avalan la recuperación del galés. Así, bajo esa seguridad, tiene que tratar de ganar confianza, un aspecto muy a tener en cuenta cuando se sufren lesiones musculares.

Sumar confianza, ganar en fuerza, salir del bache. Es la lista de tareas pendientes que tiene Bale para volver a ser importante en el Real Madrid. Tiene diez días para ello.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.