Buscar

El Rayo Vallecano B se deja meter un gol después de haber marcado con un rival lesionado

13/11/2017 - 11:09
  • Su entrenador, el ex futbolista Luis Cembranos, ordenó dejarse marcar
  • El Rayo B acabó goleando 4-1 el partido y sigue líder de su grupo
Más noticias sobre:
Los jugadores del Rayo Vallecano B celebran su triunfo ante Los Yébenes. Imagen: rayovallecano.es

El Rayo Vallecano B, filial del conjunto franjirrojo, dejó ayer una imagen que ha recibido el aplauso mayoritario del fútbol profesional español. El equipo que dirige Luis Cembranos (ex jugador del Barça, Espanyol y el mismo Rayo) se dejó encajar un gol después de anotar un tanto con un rival lesionado.

El partido del Grupo VII de Tercera División contra Los Yébenes de San Bruno terminó finalmente con goleada 4-1. El 1-0 lo marcó Kike. El delantero cogió a la media vuelta un balón perdido en el área mientras un zaguero contrario estaba tendido precisamente en la zona de castigo.

Los futbolistas del Rayo lo festejaron por todo lo alto mientras Los Yébenes protestaba. Luis Cembranos había asistido a la acción y entendió que, aunque sin voluntariedad, el gol de sus chicos no debió haberse producido jamás, así que ordenó al equipo que, cuando Los Yébenes sacara de centro, dejasen a su delantero, a Gallardo, avanzar sin oposición y marcar.

Así sucedió para malestar de algunos futbolistas franjirrojos.

Así fue la secuencia de los dos goles:

Y así aplaudió Los Yébenes el gesto del contrario:

Un empate a uno que, finalmente, quedó en anécdota. La pegada rayista se impuso y permite al conjunto vallecano mantenerse en lo más alto de la clasificación. Los Yébenes caen a la 15ª posición a un punto del descenso a regional preferente.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.