Buscar

El coladero de la banda derecha del Barcelona que encolerizó a Ernesto Valverde

27/11/2017 - 19:13
  • El técnico cambia a los de ese flanco en los dos últimos partidos
  • En Mestalla, casi todas las acciones de peligro llegaron por ahí
Imagen: EFE.

No es Ernesto Valverde una persona caracterizada por sus estallidos de ira, pero ante el Valencia se sintió profundamente contrariado por el rendimiento de un sector concreto de su Barcelona: una banda derecha que, en Mestalla y en Butarque, le ha llevado por el camino de la amargura.

Tal y como cuenta Sport, el 'Txingurri' vio con exasperación cómo la banda derecha se convertía en el coladero de los culés. En la segunda parte, el Valencia atacó el flanco de Nélson Semedo y por ahí vino el gol de Rodrigo, tras una jugada entre Guedes y Gayá ante la pasividad del lateral blaugrana. De ahí que decidiese actuar con los cambios.

Primero fue Rakitic, el volante derecho, el que se fue del campo para dar entrada a Deulofeu. Después, Semedo dejaba el césped por Aleix Vidal. Finalmente fue Paulinho el que acabó ocupando el sector diestro gracias a su gran capacidad de recorrido.

El resultado le dio al razón a Valverde, que se pudo llevar un punto del complicado feudo del Valencia. Un empate que puede valer una Liga. El gol culé para igualar el choque vino, precisamente, de la banda contraria.

Algo parecido sucedió contra el Leganés. En la visita a los pepineros, Semedo y Alcácer (el delantero estaba descolgado en la derecha) fueron sustituidos por Aleix Vidal y Denis Suárez. En definitiva, con Sergi Roberto en la enfermería, a Valverde hay algo que le escama en la banda diestra.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.