Buscar

La verdad sobre la enésima lesión de Gareth Bale y las dudas del Real Madrid

30/11/2017 - 9:24
  • El delantero iba a ser titular, pero no jugó por ya sentir molestias en la mañana
  • En el banquillo no paró de estirar y también durante el partido
  • Acabó el partido tieso y con una cojera que preocupa por el Bernabéu
Bale abraza a un jugador del Fuenlabrada cuando terminó el partido. Acabó tocado y cojeando. Imagen: Getty.

Gareth Bale, no estará en Bilbao. El delantero galés del Real Madrid se resintió el martes, en Copa del Rey, de las molestias físicas que le han impedido jugar en el último mes. Molestias en plural. No una, sino en dos zonas distintas. Aunque en el Bernabéu venden serenidad y afirman que sólo es una medida de precaución, la realidad es que por los pasillos de sus oficinas (también de sus vestuarios) la preocupación sigue latente. Más viendo la parte oculta de una recaída que, poco a poco, se va desvelando.

Una verdad que dice que Bale está obsesionado con su musculatura, que sufre de un pánico atroz a recaer y que, antes del partido, ya avisó de que no se sentía con confianza. Que tenía molestias. Que algo no iba bien.

Cuenta la Cadena Cope que Zidane tenía decidido que, contra el Fuenlabrada, Bale fuera titular. Pero esa mañana el galés llamó a Jaime Benito, su fisio de confianza en el Madrid y también en la selección, para decirle que no tenía buenas sensaciones. Que notaba los muslos duros y que tenía miedo a que se volviera a lesionar.

Unas leves molestias confirmadas en la exploración del fisio hicieron que Bale no fuera titular. Esperó su turno en el banquillo. Ahí sus gestos tampoco apuntaban a que todo iba bien. Al contrario. Parecía que algo no funcionaba. Según mostraron las cámaras de Cuatro, el futbolista hizo constantes estiramientos en el mismo banquillo. La espalda, las piernas, otra vez la espalda...

Cuando salió a calentar lo hizo también estirando más de lo normal y, apenas metió el centro que supuso el 1-1, repitió escena. Ya los últimos minutos del duelo no los corrió. Los trotó. Terminado el duelo, Bale se marchó con una leve cojera que, parece, apuntaba a lo que sucedió ayer.

Bale no estará contra el Athletic y en el club hay pánico a que lo que parece sólo sea precaución se convierta, de nuevo, en un largo periodo sin el delantero. Ya ha pasado en este último tramo de su lesión que, cuando todo apuntaba a que iba a volver... no lo hacía.

En el Madrid insisten en que el factor psicológico podría ser fundamental en estas recaídas y también en su recuperación. Problemas que ahondan en la incertidumbre de un fichaje galáctico (101 millones) que, con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo, cada vez más, en un futbolista de cristal. Intocable.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
02-12-2017 / 16:42
Daniel
Puntuación 0

Le ronca q un futbolista como Gareth,que al 100,es más determinante que Neymar,y lo ha demostrado, pq es una bestia humana en fútbol, esté envuelto en esta tragedia, que será por dios,,,,

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.