Buscar

El pulso de Zidane con la directiva sobreprotege a una plantilla acomodada

8/01/2018 - 12:31
  • En el Bernabéu creen que algunas salidas fueron forzadas por Zidane
  • En el capítulo de fichajes, su negativa a refuerzos blinda a pesos pesados
Zidane charla con Zidane durante el Mundial de clubes de Abu Dhabi. Imagen: Reuters

El Real Madrid continúa derrapando en una temporada para el olvido en el que sólo la esperanza de poder hacer algo grande en la Champions o la Copa deja margen a Zidane y su plantilla. Sin ambos anhelos de futuro, el balance es horrible. Y eso que 2018 sólo acaba de empezar. En la planta noble del Bernabéu la preocupación es gigante.

Los mandatarios hacen autocrítica. Creen que la gestión del mercado se podría haber hecho mejor. Las ventas han debilitado al equipo y los fichajes no han cumplido las expectativas. Y entre unos y otros, Zidane.

El francés ha mantenido varios pulsos con la directiva desde el verano a propósito de la confección de un grupo que, con sus decisiones, ha acabado sobreprotegiendo. Así lo ven por el Paseo de la Castellana. 

El ejemplo más claro, apuntan desde la capital, ha sido el caso Benzema. El Real Madrid hizo el esfuerzo de repescar a Morata con la intención de que alternase con el francés.

Llegado el momento, Zidane demostró que su compatriota era intocable frente a un Morata que quería quedarse, pero siempre que pudiera competir con igualdad con respecto a Benzema. La realidad le dio a entender que era imposible.

Karim tenía (y aún tiene) privilegios por parte de un Zidane que quería que se quedase, pero para repetir como suplente del '9' blanco. Morata dijo no. Y se fue. Con Pepe sucedió a la inversa. Zidane quería que continuase pero aquí fue la directiva la que favoreció una venta que ha debilitado a la defensa.

Ejemplos de divergencias en las salidas que también han existido en los fichajes. El caso de la meta es el más evidente. En verano se negó a atar a De Gea, y ahora, en el mercado invernal, ha vuelto a hacer lo mismo con Kepa. Quiere que Keylor Navas se sienta seguro y la llegada de uno o de otro debilitaría a su portero titular.

"Ahora mismo no necesito ningún portero", comentó Zidane en la previa del duelo frente al Celta. En ese sentido se ha expresado en cuanto a los fichajes.

Sin refuerzos (y sin amenaza de salida), creen en el Real Madrid que el técnico está logrando que la plantilla se acomode. Sus decisiones (casi siempre apuesta por el mismo once), también.

Como resultado, un equipo perdido en el que los titulares no siente la guillotina cerca de su cogote pese a no rendir y en el que los suplentes se encuentran desmotivados, incapaces de robar el puesto a los que siempre juegan por decreto.

Un oscuro panorama que amenaza con derivar en crisis interna en un Real Madrid convulso ente una de sus peores temporadas recientes.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0