Buscar

Al Atlético le sobran 85 minutos para ganar al Copenhague y acceder a los octavos de Europa League

22/02/2018 - 20:50 | 21:33 - 22/02/18
  • El gol de Gameiro en el 6' acaba con un partido que tenía poca historia
  • El Atlético se dedicó a 'descansar' y a pensar en el duelo ante el Sevilla
Gameiro celebra el gol marcado al Copenhague | Imagen: Reuters.

El fútbol en el césped como antídoto a lo que sucede fuera de él: esa fue la medicina que ingirió el Atlético de Madrid en una semana enrarecida con Yannick Carrasco y Fernando Torres como protagonistas de dos polémicas inesperadas. Se la brindó un Copenhague débil como en la ida y se la inyectó Kevin Gameiro. El resultado: un anodino 1-0 que ayuda a los de Simeone a lamerse las heridas que le infligen los micrófonos y los despachos. Sevilla es la siguiente parada en el camino.

Como en Dinamarca, el balón fue un amigo al que mimar y agasajar, no un enemigo al que evitar. El Atlético se hizo rápidamente con el esférico y empezó el trámite con seriedad y responsabilidad. Sin tiempo para acomodarse en el asiento, Gameiro, en estado de gracia, abrió la lata con un zurdazo desde la frontal. El galo es una de las mejores noticias para los rojiblancos: luce recuperado para la causa, algo que hace mucho bien a un equipo que todavía se juega la Liga y la Europa League.

Sin Griezmann y Diego Costa, el picante se fue al perfil diestro y de la mano de Vitolo, Correa y Juanfran percutió el Atlético, empeñado en involucrar a Fernando Torres y 'regalarle' un tanto. El de Fuenlabrada no pudo a pesar de que le buscaron por activa y por pasiva, lo que, paradójicamente, le costó a los colchoneros desperdiciar buena parte del peligro creado. Cuanto más cerca estuvo de marcar fue con un tiro forzado, a la remanguillé, que detuvo Andersen, una de las muchas novedades en el once de Solbakken.

Las ganas de agradar y de curarse los rasguños se esfumaron de repente...y lo que apuntaba a una plácida goleada se convirtió, por arte de magia, en un bodrio de grandes dimensiones.

Simeone, que se permitió el lujo de no salir fuera de la zona técnica, lo vio claro desde el inicio y empezó a dar descanso a los jugadores que tendrán la titularidad en Liga ante el Sevilla: Koke y Correa. Como 'bonus track', un regreso inesperado, el de Nico Gaitán, casi tres meses después de su última aparición con la rojiblanca, en Copa contra el Elche.

El argentino intentó romper con la apatía, tarea complicada. Evidentemente, fracasó. Ni siquiera Torres mostró entusiasmo en una oportunidad para reivindicarse con su futuro en la picota. Fueron tres acciones aisladas las de mayor peligro: una jugada individual de Correa que acabó en el lateral de la red, un cabezazo de Godín demasiado alto...y la más clara, la de Gameiro, que estrelló el 2-0 en las piernas de Andersen.

El Copenhague agradeció la relajación local e incluso pudo marcar: Pieros, tras ganar en la porfía con Godín, marró el mano a mano con Oblak tirando la pelota a las manos del gigante esloveno.

Sin pena ni gloria, y con la última oportunidad por mediación de Thomas (Andersen detuvo su potente disparo desde la frontal), el partido llegó a su fin. A la espera de rivales de mayor entidad en Europa, el Atlético vela armas para seguir vivo en la Liga. El calendario no le dará un respiro.

FICHA TÉCNICA (por EFE)

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Gimenez, Godín, Sergi; Correa (Gaitán, m. 60), Gabi, Koke (Saúl, m. 46), Vitolo; Gameiro (Thomas, m. 68) y Torres.

0 - Copenhague: Andersen; Ankersen, Vavro, Lüftner, Bengtson; Thomsen, Kvist (Skov, m. 46), Gregus, Fischer (Falk, m. 46); Pavlovic y Pieros Sotiriou.

Gol: 1-0, m. 6: Gameiro, con un certero zurdazo desde el borde del área.

Árbitro: Gediminas Mazeika (Lituania).

Incidencias: partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Liga Europa, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 44.035 espectadores.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0