Buscar

Paramilitares y organizados: así es el renacer ultra que amenaza con un "festival de violencia" en Rusia

23/02/2018 - 16:53
  • Desde 2016, los radicales muestran señales propias de guerrillas
  • Planean castings e incluso alianzas 'militares' con otros grupos
Ultras del Spartak tras una barricada montada en las calles de Bilbao. Imagen: EFE.

La llegada de ultras del Spartak de Moscú y el enfrentamiento con los del Athletic y las fuerzas del orden que dejaron un ertzaintza fallecido en Bilbao han devuelto a los hinchas rusos al foco de la atención mediática. Sin embargo, su cénit llegó en la Eurocopa de Francia de 2016, en la que protagonizaron una verdadera guerra con los hooligans ingleses en Marsella. De esa batalla en las calles marsellesas se sacó una conclusión: el renacer del movimiento ultra está alcanzando cotas máximas. Y en unos meses el Mundial será acogido en el kilómetro cero actual de este mundillo: Rusia.

Su soltura en Francia dejó las señas de su nuevo desarrollo, de la filtración de nuevos miembros que han convertido estos movimientos ultras en auténticas guerrillas paramilitares, con tácticas propias de ellas, como la formaicón en falange, en grupos de entre 40 o 50 integrantes, según informa El País.

Los pasos dados por estos grupúsculos hablan de una estructura completamente organizada que, incluso, tiene exámenes para los iniciados. Así, tal y como acreditan diversos vídeos colgados en la red, mediante la creación de peleas en bosques de Rusia se fueron perfilando los luchadores merecedores del privilegio de acudir (y combatir) al próximo Mundial.

Su ideología y su indumentaria les delata, ya que presenta patrones comunes: la xenofobia y la homofobia por bandera, además de su odio a los hooligans ingleses, combina con diferentes insignias en sus ropas, casi todas ellas referentes a sectores de la grada más radical del Spartak de Moscú.

No es el único equipo ruso con esta presencia ultra. De hecho, hinchas del Dinamo de Moscú y del Zenit de San Petersburgo se reunieron hace unas semanas en Argentina con barras bravas del Boca Juniors para...firmar una alianza de cara al Mundial y encaminada a luchar contra los hooligans ingleses. La selección rusa jugará en San Petersbugo uno de sus partidos de fase de grupos en la ciudad en la que Inglaterra plantará su cuartel general. El cuadro inglés, para más coincidencia, disputará uno de sus choques en Novogrod, enclave en el que Argentina también ha de competir.

El caldo de cultivo es el de enfrentamientos previstos durante el Mundial, lo que coloca la pelota en el tejado de Rusia. El gobierno de Vladimir Putin se juega la imagen en el mantenimiento de una paz que puede romperse en mil pedazos en cualquiera de los frentes abiertos por los ultras. El precedente que muestra al mundo el país ruso es que en la Copa Confederaciones no hubo incidentes.

Rusia ha detenido a aficionados problemáticos, ha extremado la vigilancia a los grupos sospechosos, ha planteado la detención de diversos elementos durante el Mundial, ha endurecido las penas por disturbios en eventos deportivos y la FIFA ha acompañado con otras medidas. El máximo organismo del fútbol ha implementado una especie de pasaporte, una tarjeta identificativa para todos aquellos hinchas que acudan a alguno de los partidos.

Una batería de cortapisas que no frena el interés de los ultras rusos. Se plantean la cita mundialista como una batalla y piensan actuar en consecuencia: "Para algunos será un festival de fútbol, para otros será un festival de violencia".

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 2

#1
23-02-2018 / 17:59
Siberiano
Puntuación -2

La presstitute haciendo su trabajo

#2
23-02-2018 / 18:50
Patxi
Puntuación 3

Los que provocaron los incidentes ayer fueron Herri Norte, un grupo batasuno, que atacaron a los rusos cuando estos iban escoltados por la ertzaintza.

En todo caso, esta gentuza tiene que desaparecer del mundo del futbol, no puede ser que a 4 meses del mundial estemos diciendo que vamos a depender de lo que hagan estos imbeciles.