Buscar

Las siete claves que explican la exhibición del Real Madrid y su clasificación ante el PSG en la Champions League

7/03/2018 - 10:34
  • El Real Madrid se mostró más ambicioso desde el primer minuto
  • El partido de Cristiano o Casemiro explican parte del éxito blanco
Cristiano Ronaldo celebra el 0-1 que marcó al PSG. El luso fue uno de los factores claves del Real Madrid. Imagen: Reuters

El Real Madrid se clasificó ayer para los cuartos de final de la Champions League. Lo hizo después de vencer al París Saint-Germain (PSG) en la vuelta de octavos de final por 1-2 en una exhibición de juego merengue que se basó en siete puntos clave fundamentales.

1.- Ambición merengue

El Real Madrid salió al Parque de los Príncipes con el 3-1 de la ida. Los merengues podrían haber tratado de jugar un duelo a la defensiva, a esperar al PSG para salir a la contra y matar así la eliminatoria. Es lo que daba a entender el once merengue. Pero no fue así. El Real Madrid se fue directo a por el PSG y apenas le dejó respirar. Una alta presión que no dejó respirar a un conjunto muy nervioso. La salida de balón fue una tortura para los de Emery. Ahí comenzó su desastre.

2.- Alineación fresca

Zidane tiró de una alienación sorprendente que ya se dejó intuir en los últimos días. En el banquillo, Isco, Bale, Modric y Kroos. Estos dos estaban tocados. Y Zidane optó por no arriesgar. Mejor tirar con once sanos. Esa frescura fue determinante, porque jugadores como Asensio o Lucas Vázquez dieron una exhibición de derroche físico que permitió a los merengues mantener la presión alta antes mencionada. Dato que quedó ratificado por los números. En conjunto, el Real Madrid corrió cuatro kilómetros más que el PSG.

3.- Actitud concentrada y trabajadora

Tras perder ante el Espanyol, el vestuario del Real Madrid señaló a un mismo culpable: la concentración. El equipo jugó relajado y desconectado y dio lugar a un duelo plano en el que brilló por su ausencia el esfuerzo colectivo. Ayer, sin embargo, no faltó ni uno (el esfuerzo) ni lo otro (la concentración). El resultado es que cada duelo terminó cayendo del lado del Real Madrid. Apenas hubo brechas.

4.- El factor Casemiro...

En un duelo plagado de nombres destacados, el del mediocentro brasileño tuvo especial relevancia porque cuajó quizá una de sus mejores actuaciones con la camiseta blanca. Y ya no por su gol, (que también), sino por su capacidad para recuperar balones, presionar y, sobre todo, distribuir con inteligencia y ambición el balón. Una tarea en la que sólo falló en un pase. Tuvo un 98% de acierto. Uno de los más elevados que se haya visto en el fútbol continental.

5.- ... y la pegada de Cristiano Ronaldo

El delantero del Real Madrid, vigente ganador del Balón de Oro, volvió a aparecer en el torneo que más le gusta, ése en el que está luciendo sus mejores exhibiciones en los últimos años. Ya no sólo es que marcara un gran gol de delantero centro (qué cabezazo), sino que fue una tortura constante para la defensa del PSG y en especial para un Dani Alves con el que tuvo sus más y sus menos.

6.- Un PSG timorato

No todo fue mérito del Real Madrid. También hubo demérito del PSG. Por ejemplo, en su actitud inicial. El PSG no intentó comerse al Real Madrid, sino que fue engullido directamente por los blancos. Nada de 30 minutos iniciales de asedio o cosas similares. Y para cuando todo se puso muy cuesta arriba, Unay Emery tampoco un plan B, aunque fuera rudimentario, con balones al área y juego directo.

7.- La roja clave de Verratti

La expulsión del italiano fue fundamental para tranquilizar al Real Madrid en la eliminatoria. Fue una roja tonta, por doble amarilla. La segunda llegó tras protestar vehemente al árbitro. Verratti y este chiquillada terminó de facilitar el trabajo a un Real Madrid superlativo que, de nuevo, vuelve a colocarse entre los favoritos a ganar su trofeo más anhelado.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Contenido recomendado

Comentarios 0