Buscar

Cazan las mofas del banquillo del Real Madrid en Eibar durante el apretón de Sergio Ramos

13/03/2018 - 14:01
  • El capitán tuvo que resignarse y 'amenazar' a los bromistas del asunto
Secuencia de cómo el 'apretón' de Ramos provocó mofas en el banquillo. Ramos 'amenazó' a alguno de los bromistas. Imagen: El Día Después

Sergio Ramos sufrió el pasado sábado un episodio inoportuno. Un percance que además de molestar (y de dejar a su equipo con diez durante unos minutos) es de los que señala al protagonista con todo tipo de bromas y chanzas, a cuál más burlesca que la anterior. El capitán del Real Madrid tuvo que abandonar el césped de Ipurua a la carrera por culpa de un inoportuno "apretón", como él mismo lo definió. Cuatro minutos de ausencia que dieron para todo tipo de mofas en el banquillo merengue y también sobre el campo, todo para malestar de un Ramos que resignado, no pudo más que acabar entrando en el juego de sus compañeros.

Las cámaras de El Día Después han pillado la secuencia. Desde los minutos previos, cuando Ramos ya no podía aguantar más sobre el terreno de juego, hasta que regresó al campo.

El primero en enterarse fue el árbitro, al que Ramos le comunicó que tenía que irse al baño. Después de pedir permiso al colegiado, el central salió a toda prisa. Sus compañeros suplentes no sabían muy bien qué ocurría. Las miradas se sucedieron. También las charlas cortas preguntando qué sucedía. Fue el médico el que confirmó, primero a Zidane, y luego al resto de jugadores, lo que pasaba. Ahí empezaron los chascarrillos con Theo Hernández e Isco como los futbolistas que más guasa le metieron al asunto, con intercambio constante de miradas.

Kiko Casilla trató de meterle algo de normalidad al tema. En una de estas charlas con Theo y Asensio dejó claro que es complicado jugar. "Con la tripa así, es una cagada", afirmó. "No puedes. Salgo corriendo. No puedes tío", continuó Theo entre risas y más risas. No había manera de que se cogiera en serio el asunto.

Al igual que Isco, que bromeó con Kovacic cuando le dijeron que él, que Kovacic, tenía que pasar el control antidoping. "¿Lo haces tú? Que lo haga Sergio, que está cagando ya. Sería buena ésa ¿eh?", se carcajeó con la complicidad del croata, resignado a tener que pasar la prueba.

¿Y Ramos? El central apareció en el campo y sobre el terreno de juego confesó que era un problema porque no le paraba. El capitán no lo manifestó con palabras, sino con un gesto, con la mano como si aquello fuera una manivela de movimiento constante. También 'amenazó' a uno de sus compañeros (no se desvela bien a quién) con darle un puñetazo (todo en broma y con una medio sonrisa en la cara) por algo que le estaba diciendo. Seguramente otro chascarrillo de un suceso inoportuno, poco habitual y más sonrojante que molesto.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0