Buscar

La Liga de las Naciones mundial: el nuevo torneo de la FIFA para decir adiós a la Copa Confederaciones

3/05/2018 - 19:00
  • Gianni Infantino quiere un torneo con rasgos parecidos al de la UEFA
  • Se celebraría cada dos años, con una fase final de ocho selecciones
  • Su implantación cargaría de manera notable el calendario de los jugadores
Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Foto: Reuters.

Hace tres semanas, la prensa estadounidense filtró el interés del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en aceptar la oferta de un consorcio con raíces en Asia para comercializar dos nuevos torneos que revolucionarían el panorama del fútbol: un renovado Mundialito de clubes y una liga mundial que ya tendría los primeros esbozos.

Según recoge Associated Press, que tiene en su poder una carta informativa del máximo mandatario de la FIFA, el organismo ya está manteniendo las primeras discusiones sobre lo que sería una Liga de las Naciones a nivel mundial, una nueva competición que vendría a sustituir a la Copa Confederaciones y que conllevaría diferentes cambios en la dinámica de los parones de fútbol internacional.

La manera de ejecutar este torneo, que se celebraría cada dos años en lugar de cada cuatro y tendría sus correspondientes divisiones (hasta siete), ascensos y descensos, sería muy parecida a la de la Liga de las Naciones de la UEFA, que comenzará en septiembre de 2018. Sin embargo, la fase final no sería una Final Four, sino una eliminatoria de ocho equipos. De estas plazas, tres serían para Europa, dos para Sudamérica y el resto serían para Norteamérica, Asia y África.

La primera edición sería en 2021, pero se jugaría entre los meses de octubre y noviembre, con la consecuente sobrecarga de partidos que ello provocaría. En ese año se jugaría también (en verano) el final de la Liga de las Naciones europea y la clasificación para el Mundial de 2022. A esto se le uniría la celebración del nuevo Mundialito de clubes, ese mismo año en verano, lo que haría aún más apretada la agenda de los futbolistas.

Al margen de este problema, Infantino defiende la implantación de este nuevo torneo y lo hace atendiendo a la promesa que hizo al comienzo de su mandato desde 2016: aumentar los ingresos de las federaciones nacionales. Las razones económicas pesan mucho en una decisión que podría duplicar los beneficios respecto a los Mundiales...pero que debe ser aprobada por la propia FIFA. De hecho, el organismo podría celebrar una reunión urgente en este mes de mayo si la predisposición de sus directivos es buena.

Lo que está por ver es si los clubes de fútbol (representados por la ECA) están dispuestos a cargar aún más las piernas de sus jugadores, ya saturadas por un calendario que es muy exigente sin tener en cuenta los encuentros de selecciones. Por el momento, la UEFA ya ha dado los pasos necesarios para cambiar sus torneos...y la FIFA va camino de ello.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0