Buscar

El Barça, la ausencia de tensión y sus dos grandes ridículos de la temporada

14/05/2018 - 9:38
  • Al igual que en Roma, el Barça fue arrollado mostrando falta de actitud
  • Los menos habituales fueron los más señalados, pero también las estrellas
  • Busquets: "Cuando te meten cinco goles es muy difícil sacar algo positivo"
Messi, a la izquierda, durante el batacazo de Roma. A la derecha, Suárez y Rakitic ayer en Valencia. Imagen: Reuters

Valencia no es Roma. El Ciutat no es igual que el Olímpico. La competición tampoco era la misma. Liga contra Champions. Nada que ver. Y sin embargo, hubo Dejà vu. El Barça perdió ayer ante el Levante dejándose jirones de prestigio. Fue otro ridículo comparable a la debacle europea. Ni el arreón final que selló el 5-4 evitó pensar que lo de Orriols se pareció mucho al adiós a la orejona. Una sangría de orgullo en el que la ausencia de tensión fue el nexo común entre ambos universos. Lo que hizo de ambas derrotas casi lo mismo, aun siendo diferentes.

Esta vez, afortunadamente, el Barça no perdió un título por el camino. Quizá porque precisamente lo había ganado, porque había vencido LaLiga, se presentó en la ciudad del Turia regalando señales de suficiencia.

Andaban los de Valverde sobrados desde el principio. No fue un mal comienzo el suyo, pero sólo donde no hace falta estar muy concentrado. En ataque, el espacio para la fantasía y no tanto para la disciplina. En defensa la tensión es necesaria. Ninguno de sus miembros mostró la necesaria quizá confiando en que el rival llevaba el escudo de un equipo inferior. Y cuando quisieron darse cuenta, ya perdían 5-1 en el arranque de la segunda mitad. Sólo ahí se vio a un Barça enchufado y ganador. El de siempre. Llegaron tarde.

Sus hombres no fueron capaces de darse cuenta de que este Levante de Paco López es un equipo de Champions. El mejor de LaLiga desde que se hizo con el banquillo granota. La motivación por tumbar la imbatibilidad del Barça hizo el resto. El Levante voló. El Barça apenas reptaba.

En su once, en el blaugrana, jugadores que deberían haber tratado de mutar la inercia que les hace ser señalados como secundarios (o segundones) en una plantilla top que no les regalará nada si no es dando muestras de que lo merecen. Yerri Mina (vaya partido), Semedo y Dembéle no estuvieron a la altura por juego y ganas. Lo segundo duele más que lo primero.

Tampoco lo estuvieron los que sí son titulares. Los que se lo han ganado. Alba, Busquets o Luis Suárez acabaron como hologramas de sí mismos. Les pasó en Roma. El fiasco no fue cosa solo de los menos habituales.

El discurso tras el varapalo

"Muchas veces nos han pillado a la contra, otras por fallos de concentración. Cuando te meten cinco goles es muy difícil sacar algo positivo", reconoció autocrítico precisamente Busquets, que pronto se aferró al título recién conquistado para restar tragedia al resultado. "Queríamos acabar invictos, pero eso no quita todo el mérito de la temporada que hemos hecho", dijo a pie de césped para beIN Sports.

Valverde, sereno como siempre, en rueda de prensa apunto con su habitual prudencia a esa falta de tensión como razón de todo. Lo hizo entre líneas, pero no fue difícil de interpretar su mensaje. "Las circunstancias son las que son. Estamos a final de temporada, llevamos ya un par de partidos como campeones, y supongo que cuando hay mucho más en juego, las cosas son diferentes", admitió.

¿Sufrió él también falta de tensión? ¿Su once fue una invitación al relax? Con Messi en casa, descansando, Valverde regateó la excusa y también se sacudió una parte de culpa.

"Hemos jugado partidos en los que no ha estado Messi y se sacaron. Hay que hacer un análisis del partido, de la situación en la que llegamos, la suya. A todos nos fastidia perder, ha llegado en la jornada 37 pero podía haber llegado en la primera, en la tercera..., hay que aceptarlo. Da mucha rabia, pero hay que mirar hacia delante", insistió antes de abandonar el Ciutat de Valencia con el rostro cabizbajo. Casi como le sucedió en la Champions. Valencia no es Roma, pero aquello se pareció mucho a lo de anoche. 

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
14-05-2018 / 12:04
jose
Puntuación 0

Pero que clase de jugador es Suarez? Incapaz de llevar el balón de jugar con él o de hacer el uno contra uno. Pierde todo lo que toca, no pasa , no está en su sitio solo hace de bocazas. ?para que quería ayer a Dembelé'? El único que crea peligro , si le pasan y con espacio el cual se lo come Semedo que nunca estuvo en la defensa y por ahí entraba todo, hasta en la cantada e Piqué. Valverde el autubusero sabrá , a mi no me convence nada, ceero.