Buscar

Elecciones a la presidencia de la RFEF: así es el complejo mecanismo que escogerá al sustituto de Villar

17/05/2018 - 11:36
  • El presidente lo escogerán los 139 asambleístas de la RFEF
  • El total de esos votos se divide entre distintos colectivos
  • El voto es secreto, presencial y directo: no se admite por correo
Juan Luis Larrea y Luis Rubiales, candidatos a ser nuevos presidentes de la RFEF. Imagen: EFE/Reuters

Hoy a las 16:30 comienza la Asamblea de la que saldrá el nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF). La cita es histórica. Por primera vez desde 1988 habrá un presidente electo distinto de Ángel María Villar, implicado en problemas judiciales por varios posibles delitos.

Dos candidatos concurren a estos comicios. Son Juan Luis Larrea, vicepresidente en la era Villar y presidente en sustitución de Villar hasta el día de hoy, y Luis Rubiales, expresidente de la Asociación de Fútbolistas Españoles (AFE).

El primero ha contado con más avales que el segundo (70 por 31), pero eso no significa que, en la elección final, vaya a ganar Larrea. Es una de las consecuencias que puede desatar unos comicios peculiares, con normas muy definidas.

Así se vota en las elecciones a la RFEF

1.- Hay sólo 139 votos

En primer lugar hay que decir que en las elecciones de la RFEF no votan todos aquellos que están federados en alguno de los estamentos que integran la RFEF (jugadores, clubes, entrenadores y árbitros), sino que el futuro del organismo está en manos de 139 miembros (los que configuran la Asamblea) cuya presencia no es permanente. Los actuales deberán ser sustituidos por otros nuevos en 2020.

La distribución de estos 139 votos, de forma genérica, es la siguiente:

En el caso de los clubes profesionales, están representados el Barça, el Atlético, el Villarreal o el Betis, entre otros. Entre los 20 escogidos no figuran otros relevantes como el Real Madrid, el Sevilla, o el Valencia.

LaLiga siempre intenta que haya una postura de consenso común entre sus representantes, pero el organismo que dirige Tebas no puede impedir que cada uno de sus miembros vote lo que quiera.

2.- Voto presencial, directo y secreto

He aquí otra de las características de esta votación. Cada persona vota de forma presencia, directa y secreta. No se puede delegar el voto por correo o de manera telemática.

Es por esto que los comicios no se celebraron el pasado 9 de abril porque dos de los asambleístas (el Villarreal y De Marcos) no podían estar presentes. Ese día se jugaba un Villarreal-Athletic.

3.- Mecanismo del voto

El voto es lento. Pausado. Cada asambleísta debe subir a un estrado en el que se le entrega una papeleta dónde debe escribir el sentido de su voto y un sobre. El asambleísta accede a una cabina donde ejerce su voto. A la salida, se acredita que ha votado, deposita el voto en la urna y baja del estrado para que suba el siguiente en votar.

En este sentido hay un orden profesional. Cuenta el diario As que los primeros en depositar su voto son los futbolistas sin distinción entre profesionales o no profesionales. Les siguen los presidentes territoriales, clubes, entrenadores y árbitros.

4.- Cómo se decide el ganador

Hoy saldrá, sí o sí, el nuevo presidente de la RFEF. En primera instancia habrá ganador si uno de los dos candidatos logra la mayoría absoluta, que está fijada en 70 votos. En caso de que no se logre, en segunda votación bastará con una mayoría simple, esto es, que uno de los dos consiga un voto más que el otro abstenciones aparte. Si fuera necesario llegar a una tercera ronda, ya no habría más votaciones. En tal caso, el presidente se decidiría por sorteo puro.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.