Buscar

Fran Sandaza: "Japón es una liga díficil, Iniesta no se irá allí de vacaciones"

24/05/2018 - 9:56 | 10:16 - 24/05/18
  • Este delantero trotamundos valora el adiós de Iniesta a la liga japonesa
  • Sandaza juega actualmente en China tras haber pasado por el Tokio FC
  • "Comparativamente la liga japonesa tiene mayor nivel que la china"
Fran Sandaza posa con los colores del Qingdao Huanghai donde ahora juega tras su paso por Japón.

El currículum de Fran Sandaza (Toledo, 30 de noviembre de 1984) es un mapamundi atado a un rosario de goles. Su oficio siempre fue perforar porterías sin importarle la nacionalidad de las redes que castigaba.

En 2008, recién salido del filial del Valencia, el Mestalla, hizo las maletas para no soltarlas hasta 2013, cuando retornó a España. Escocia e Inglaterra fueron sus destinos. El Rangers, su equipo más famoso.

Repatriado a LaLiga, en el Lugo y el Girona hizo historia. Con los catalanes rozó el ascenso a Primera en la dolorosa intentona de 2015, la que se rompió en el último segundo de la Liga regular.

Tras aquello, su espíritu de Quijote futbolero le animó otra vez a buscarse aventuras allende nuestras fronteras. Tras una breve parada en Qatar, China y Japón fueron las ligas en las que recaló, ésas entre las que se ha debatido Andrés Iniesta. Ésas que Sandaza conoce lo suficientemente bien como para valorar el movimiento del hombre que tatuó en el pecho de 'La Roja' la estrella de campeones del mundo.

"Japón es una liga nada fácil"

"A mí particularmente me sorprende un poco que Iniesta elija Japón", cuenta Sandaza a EcoDiario.es desde China, donde ahora juega en las filas del Qingdao Huanghai, un equipo de la League One, la segunda del país.

"Comparativamente Japón tiene una liga de bastante mayor nivel que la china y mucho más que la de Qatar. Allí Xavi juega andando. Sé lo que digo porque la he jugado. Pero Japón... Japón es bastante competitiva. Hay muchos jugadores buenos. Es un fútbol rápido. Mucha técnica. No es una liga nada fácil", añade.

La sorpresa de Sandaza por la elección de Iniesta sorprende. Quizá porque fuera de España se veía el adiós del internacional como la búsqueda de un retiro espiritual donde agotar los últimos chispazos de fútbol sin sobresaltos, aunque su rendimiento actual invite a pensar que había manchego para rato.

"Podría haber aguantado más en España", insiste Sandaza. "No sé si él tenía ganas de salir, o tenía ganas de una nueva experiencia. Habrá pensado que es el momento. Si finalmente va a Japón, le sorprenderá todo esto. Se dará cuenta de lo que hay", avisa.

Iniesta posa con la camiseta del Vissel Kobe tras ser presentado. 

Dobles sesiones con acento brasileño

Con la elección de Japón, dice Fran, el aún internacional español tendrá de todo, menos una vida deportiva relajada.

"Iniesta no se va de vacaciones a Japón", insiste. "Aunque sea Iniesta, tendrá que ponerlo todo para dar su nivel. En Japón son bastante trabajadores. Hay muchas dobles sesiones, mucho gimnasio, se incide mucho en la velocidad. España es la mejor del mundo, pero la de Japón es una liga fuerte."

¿Más que la China? "Sí", responde tajante Fran. "No quiero que suene a menosprecio a China. Aquí estamos ante una competición en evolución. Hace poco que se ha relanzado la Superliga [la Primera División] a golpe de talonario para conseguir un torneo duro y una selección que compita bien en Mundiales. Eso hace tiempo que Japón ya lo consiguió", argumenta.

Brasil tiene buena parte de culpa de ese salto cualitativo japones. "El vínculo con Brasil es importante. Hay mucho jugador de allí y mucho japónes que habla portugués. Es complicado encontrar traductores de español. En mi equipo [el Tokio FC] había un traductor que era japonés-portugués. Me hablaba en japonés y me enteraba más bien poco...", admite entre risas.

Aficionados japoneses durante un partido de su selección. Imagen: Reuters

Fanatismo envuelto en respeto

Iniesta seguramente no tendrá ese problema. Con un sueldo que rondará los 25 millones de euros por temporada, el idioma no será un problema. Tampoco tendrá inconveniente con la adaptación a un país que, dice Sandaza, es más parecido a España que China. De hecho el excapitán del Barça encontrará "una nación que es ejemplo en muchos sentidos".

"China es diferente. Allí Andrés habría notado la diferencia, seguro. Porque en Japón todo está muy organizado y la gente es híper-respetuosa. Además, la carne es espectacular", bromea.

Una visión de vida que salta de la calle a las gradas, con aficiones "muy fanáticas, pero a la vez muy educadas con el rival". Y con la vida, completa su respuesta: "No ves un papel en el suelo. ¡Es increíble!"

Y en el día a día, los futbolistas, cuenta Sandaza, son algo más que ídolos. "Al futbolista se le trata muy bien. Se le dan todas las facilidades. Y siendo Iniesta, ni te cuento. Le hará sentir muy bien. Seguro que el impacto mediático que tendrá en Japón será mayor que el que tendría en China", vaticina desde China este toledano errante del balón que, como hará Iniesta, ejerce de embajador castellanomanchego fuera de la tierra de don Quijote.

Él, como el ingenioso hidalgo, ya hace tiempo que hizo realidad sus sueños saliendo de casa. Ahora le toca a Iniesta probar el placer de perseguir su sueños en tierras forasteras. Japón le espera mientras España le llora.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
24-05-2018 / 12:07
Menudo ñorda seca el calvo
Puntuación 2

Claro que no va de vacaciones, va a recibir su jubilación dorada.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.