Buscar

Rechazos, escoltas y amenazas de muerte: el año de Cheikh Saad tras desvelar el amaño del Barça B-Eldense

12/06/2018 - 15:37
  • Su vida cambió desde que hizo público que varios compañeros se dejaron golear
  • Llegó a salir a la calle con escoltas policiales y fue amenazado de muerte
  • El Ascó le dio una oportunidad y ha sido uno de los mejores delanteros de 3ª
Foto: Aitor Carrera.

Ya ha pasado más de un año de uno de los acontecimientos más ruidosos del fútbol español. Los 12 goles que el Barcelona B le endosó al Eldense en la última jornada del Grupo 5 de la Tercera División no fueron fruto de la casualidad, sino el resultado de una compleja red de apuestas que acabó con cuatro futbolistas del club alicantino en comisaría y el posterior descubrimiento de unas mafias chinas e italianas.

El por entonces delantero del Eldense Cheikh Saad desveló una trama que señalaría a jugadores, entrenadores y empresarios como posibles culpables de un amaño que le habría reportado a cada uno de los implicados entre 150.000 y 200.000 euros. "No me arrepiento, lo volvería a hacer. Eso sí, de manera anónima porque el que peor lo ha pasado he sido yo", afirma.

Toda historia esconde una gran enseñanza. En este caso, el jugador de Mauritania predica los nobles valores del deporte y rechaza cualquier tipo de ilegalidad. "En el fútbol semiprofesional es fácil caer en el tema de las apuestas porque cuando te nombran la cifra de 200.000 euros se te hace la boca agua, pero siempre hay que pensarlo bien", advierte.

Muchas amenazas y pocas ofertas

El ariete fue el gran héroe de Elda (ciudad del club) y se ganó el respeto de los compañeros que no participaron en el amaño. Pasada la euforia, llegaría la gran realidad: escoltas diarios, amenazas y juicios serían sus primeros obstáculos a regatear.

Muchos le acusaron de que contó esta historia públicamente para tener un mayor número de ofertas, pero lo cierto es que los equipos no se atrevieron a contratarle: "Mi agente me decía que había varios clubes a los que les gustaba mi manera de jugar, pero que después de ese suceso no podían ficharme porque querían evitar que los medios de comunicación vinculasen los amaños a su equipo".

En ese mes donde su carrera futbolística podría haber acabado para siempre, Cheikh tuvo que ir por la calle con escoltas policiales debido a las miles de amenazas de muerte que había recibido. Para colmo, fue citado como testigo en varios juicios donde se vio las caras con sus excompañeros. "Buah, ¡fue horroroso! Iban todos contra mí porque sus abogados intentaban sacarme cosas que no existían. Me decían qué cómo podía demostrar que yo no estaba implicado", desvela desencajado.

La oportunidad más inesperada

El transcurso del tiempo fue poniendo las cosas a su favor hasta el punto de que llegó a recibir una oferta del Ascó, de la Tercera Catalana. Tras recibir esa primera propuesta, el teléfono de su representante no iba a parar de sonar: "Fue saber de la oferta y ya me empezaron a llamar otros clubes, pero mi decisión ya estaba tomada".

Así fue cómo el mauritano volvió a renacer futbolísticamente hablando en el seno de un club humilde que no se dejó llevar por el runrún mediático generado por sus declaraciones. Desde el primer día todo el conjunto se volcó con él.

Tal fue la confianza depositada en el futbolista, que el buen ambiente extradeportivo acabó mejorando su nivel individual dentro del terreno de juego. Sus 13 goles le han erigido como el máximo goleador de su equipo y tercero de la competición. Tras cosechar una gran campaña, no le han faltado ofertas de Segunda División B que finalmente rechazaría para renovar con el Ascó como muestra de agradecimiento.

El mayor enemigo de los apostadores

Cheikh sigue luchando en su particular batalla contra los amaños. Desde entonces, ha colaborado en varias investigaciones y ha impartido charlas a profesionales que han estado en una situación similar. El futbolista del Ascó no esconde que le dio mucha pena que su excompañero Maiki Fernández (uno de los implicados en la trama) se echase a perder tras unos inicios demoledores en el mundo del fútbol donde tenía un buen salario del Valencia y un patrocinio de Adidas.

"Los futbolistas deben estar en alerta porque cualquier llamada les puede fastidiar su carrera. La gente que trama estos amaños suelen ser anónimos y tienen menos que perder que el propio jugador de fútbol", relata. En efecto, hay muy pocos casos donde este tipo de operaciones partan del propio equipo, sin embargo, las cifras que se manejan suelen acabar enganchando a varios profesionales.

Cheikh lamenta que se esté ocultando mucha información al respecto: "Nadie sabe si los futbolistas que hicieron esto siguen teniendo el dinero. Sería incoherente que después de estar en la cárcel varios días saliesen a la calle y continuasen teniendo esa cantidad escondida, pero quizá sea así". Con el 'Caso Cortés' en plena fase de detención, la historia del 'héroe de Elda' sirve de ejemplo de cómo cuidar los valores del fútbol.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
12-06-2018 / 16:08
FCBARCELONA LADRONES
Puntuación 2

EL FARSA DE CATALUÑA SIEMPRE ROBANDO Y COMPRANDO RESULTADOS

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.