Buscar

Alemania repite en su fracaso los mismos errores del modelo de España

28/06/2018 - 10:54
  • La confianza en el equipo campeón se ha repetido en ambas selecciones
  • La falta de líderes atrás y la soledad de la estrella han pesado al bloque
  • La carencia de un goleador ha sentenciado a Alemania de cara a portería
Fotos: Reuters.

La selección alemana busca razones y responsables a su gran batacazo en el Mundial 2018. La campeona del mundo ha pasado, como ya les sucedió a Francia, Italia y España, en cuatro años de tocar la gloria a la mayor de las humillaciones. Un fracaso que puede acabar con la etapa Löw y en el que el seleccionador, tras imitar el modelo de España para alcanzar los títulos, ha tenido el mismo dramático final.

El 29 de junio de 2008 España y Alemania se enfrentaron en la final de la Eurocopa de Austria y Suiza. Un partido que devolvía a dos de las mejores selecciones europeas al primer plano internacional tras varios años de dudas y derrotas. Al frente de ellas estaban Luis Aragonés, que ya llevaba años gestionando un bloque campeón, y Joachim Löw, en su primer gran torneo como entrenador de su país.

El título cayó del lado español y dos años después, en el Mundial de Sudáfrica 2010, la historia se repitió en semifinales con idéntico resultado. Vicente del Bosque recogió el testigo de Aragónes y la victoria en Durban significó el pleno dominio de España ante Alemania. En la rueda de prensa posterior y unos días después con la selección española ganando la Copa del Mundo, Löw se deshizo en elogios hacia el modelo del conjunto ibérico.

El técnico germano llevaba unos años estudiando la gestión de España en las categorías inferiores, pero tras esta derrota decidió copiarlo también en la absoluta. Löw visitó canteras, se entrevistó con entrenadores y con jugadores similares técnicamente, copió el sistema de juego. Alemania arrasó en el Mundial 2014 y finalmente su proyecto tocó la gloria, en aquel torneo la selección española cayó en fase de grupos.

Pero la debacle en Rusia ha significado el fin de la etapa Löw. Tras 12 años al frente, el seleccionador podría renunciar a su cargo, algo que no hizo Vicente del Bosque al decidir aguantar hasta la Eurocopa. Los errores de la 'Mannschaft ' en 2018 son muy similares a los de 'la roja' en 2014:

- Portería caduca. Alemania ha tenido durante la temporada 2017/2018 en Marc-André Ter Stegen a, posiblemente, uno de los mejores porteros del mundo, mientras que el que ha sido el meta de confianza del seleccionador, Manuel Neuer, ha estado todo el año sin jugar. En 2013 Iker Casillas se lesionó y vivió en el foco de la polémica a la par que David de Gea alcanzaba su mejor nivel. Del Bosque situó de titular al arquero que le llevó al éxito, al igual que Löw, y el tiempo les ha quitado la razón.

- Sin el líder atrás. Si un defensa ha destacado en el siglo XXI en Alemania ese ha sido Philipp Lahm. El gran líder desde atrás se marchó con el Mundial bajo el brazo, al igual que hiciese Carles Puyol con España. La carencia del gran referente defensivo ha sido otro de los motivos que Löw ha copiado de del Bosque.

- La debilidad de un lateral. Höwedes no es un lateral izquierdo puro, pero sí fue el multiusos de confianza del seleccionador alemán en 2014. Con su marcha de la banda, Jonas Hector se ganó la titularidad pero nunca alcanzó el nivel del resto del equipo. En España la gran baja se produjo en el lateral derecho. Sergio Ramos pasó al centro de la defensa y Azpilicueta y Juanfran fueron incapaces de cubrir lo que aportaba el de Camas.

- Bajo nivel de los centrales. Por edad no son los casos más similares, pero sí por rendimiento. Hummels ha llegado tocado al Mundial, Boateng acabó expulsado en el segundo partido y Sule no cubrió el puesto con garantías. En España Ramos y Piqué no cuajaron su mejor año en 2014 y eso acabó por crear grandes lagunas defensivas.

- El rendimiento de los medios. Khedira, Özil y Muller son de los más señalados en Alemania. Los que fueron un pilar básico en 2014 han defraudado cuatro años más tarde, como sucedió con el bloque de España. Xabi Alonso, Xavi Hernández y Busquets llegaron muy cargados de partidos, sobretodo los dos primeros y la fe ciega en ellos del seleccionador acabó por romper la clave del éxito. Incluso las suplencias en los momentos más críticos de Muller y Xavi se asemejan.

- La soledad de la estrella. Ligado a lo anterior, Kroos ha sido el único jugador que se ha salvado de la criba en Alemania. El '8' ha sido el que más ha intentado tirar del carro y mantuvo con vida a su país ante Suecia. En España la calidad de Iniesta no bastó ya que los rivales consiguieron anular su juego.

- Sin bandas. Löw dejó fuera de la convocatoria a Leroy Sané, el jugador más diferente que tenía Alemania y sin él no ha habido plan B ante la escasez de profundidad. Reus, Goretzka y Draxler son de perfiles muy parecidos y su juego se centra por el medio, sin dar pocas salidas a la velocidad de las bandas. En España Silva y Cesc se tropezaron con la acumulación de futbolistas en su puesto y Pedro, el Sané español, no llegó en su mejor momento de forma. Kimmich, como Jordi Alba, ha sido insuficiente.

- La falta de un goleador. En 2014 Klose se convirtió en el máximo goleador de la historia de los Mundiales y sumado al olfato en el torneo de Muller, Alemania fue una máquina de anotar. En 2018 el mítico delantero ya no estaba y el mediapunta ni ha aparecido, un caso similar al de España. Fernando Torres y David Villa llegaron bajos de nivel y Diego Costa no terminó de acoplarse al sistema de juego. Sin goles es imposible ganar.

- La polémica. Alemania no ha vivido una concentración tranquila en Rusia. Las fotos de Gundogan y Özil con Erdogan antes de empezar el torneo hicieron saltar por los aires la tranquilidad del bloque, muchas voces pidieron su expulsión y el equipo no ha logrado alejarse de las polémicas en su país. En España los líos de Piqué y la nacionalización de Costa centraron la opinión pública en los meses previos y aunque tratasen de alejarse de estos temas, a los jugadores les pesó el ruido externo.

- Desconfianza en los jóvenes. Löw siempre ha presumido de la cantera de Alemania, como hizo Del Bosque, pero a la hora de la verdad a ambos han carecido de la determinación. El seleccionador alemán se llevó prácticamente una sub21 a la Confederaciones, ganó y parecía que el cambio generacional llegada. Ni mucho menos, a penas ha habido rastro de ellos en el Mundial como tampoco lo hubo de los Koke, Thiago, Isco o Carvajal.

Unos errores muy similares que Joachim Löw ha copiado sin darse cuenta. Además, el seleccionador ya avisó de los problemas de España en el pasado, pero al final ha sido presa de su propio éxito. La confianza en el bloque que le hizo campeón y la mala costumbre de ganar siempre han acabado siendo las grandes razones del fracaso de Alemania. Los mismos pasos que ocurrieron en España tras ser la dominadora del fútbol, ahora a la 'Mannschaft' le toca reinventarse.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 4

#1
28-06-2018 / 11:58
jall
Puntuación -19

Hay algunas diferencias:

España es primera de grupo y Alemania eliminada

España juega sin entrenador y Alemania si tiene

España tiene a un tal Rubiales para joderla para agradar a los catalanes y Alemania no lo tiene...

#2
28-06-2018 / 12:28
Lector
Puntuación 21

Al #1... Yo creo que usted no se ha leído la noticia.

#3
28-06-2018 / 14:47
antihielo
Puntuación 8

Por favor, no pongan "Manchstaff" , y encima dos veces.

O lo escriben bien y ponen Mannschaft, o pongan simplemente "equipo alemán", "combinado alemán" o "selección alemana.

#4
28-06-2018 / 15:14
¡pringaos! ¡pobres de mierda!
Puntuación 6

Yo ví el partido en el chaletazo de Galapagar y es ¡todo un lujo!. Disfrutar de la tv de plasma jusnto a la piscina lago no se lo puede permitir todo el mundo. Una pasada.