Buscar

España - Rusia: el día que la selección volvió a una final de la Eurocopa 24 años después

30/06/2018 - 14:51
  • Xavi Hernández, Dani Güiza y David Silva hicieron los tres goles del partido
  • España ya había vencido a Rusia durante la fase de grupos por 4-1
  • Ramos, Iniesta y Silva son los supervivientes en España de aquella noche
Más noticias sobre:
Imagen: Reuters

Han pasado 3657 días desde que España y Rusia se viesen las caras por última vez en un partido oficial. La noche del 26 de junio de 2008, en el Ernst-Happel de Viena, la selección española jugó uno de los mejores partidos de su historia y logró regresar a una final de la Eurocopa 24 años después. Tres días después los de Luis Aragonés levantaron el segundo título de la historia española, pero el encuentro ante los rusos sirvió de anticipo del dominio que la selección iba a instaurar y el entierro definitivo del todos los males que se crearon en 1984, cuando España perdió la final de la Eurocopa ante Francia.

Iker Casillas, Sergio Ramos, Carlos Marchena, Carles Puyol, Joan Capdevilla, Marcos Senna, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, David Silva, David Villa y Fernando Torres. Una alineación que quedó en la memoria de todo un país tras destrozar a la temible Rusia dirigida por Guus Hiddink y liderada por Andrey Arshavin y Roman Pavlyuchenko. Ambos ya se habían visto en el primer partido del torneo, con un 4-1 favorable a España, pero aquella semifinal no iba a tener de inicio el mismo guion.

La noche en Viena comenzó bajo un fuerte diluvio y a los pocos minutos, 'la roja' vestida ese día del amarillo que no gustaba al supersticioso Aragonés, tuvo su primera ocasión en las botas de Torres. El disparo del madrileño se estrelló contra las piernas de Igor Akinfeev, excelso durante toda la competición. Rusia reaccionó pronto y Pavlyuchenko, primero en una falta y luego en un disparo que Casillas logró desviar con la punta de los dedos, tuvo las mejores ocasiones para los eslavos.

A los pocos minutos, España sufrió su gran contratiempo. David Villa ejecutó una falta desde la frontal y al golpear el balón, el '7' sufrió un pinchazo. El delantero asturiano dijo adiós a su participación en la Eurocopa, en la que fue el máximo goleador, y en su lugar entró un Cesc Fábregas que cuatro días antes había roto el maleficio de cuartos al anotar el último penalti contra Italia. Antes del descanso, Rusia desperdició otra oportunidad clara dentro del área. El show de la selección española iba a comenzar en los vestuarios.

La arenga de Luis Aragonés despertó a la España más versátil que salió enchufada desde el túnel de vestuarios. En el minuto 50 Iniesta encaró a dos defensas rusos y su disparo desde la frontal del área lo desvió Xavi Hernández para hacer el 1-0. Un tanto que levantó a todo el país y que permitió al combinado nacional hacerse con el dominio absoluto del partido ante un rival roto que no encontró soluciones.

El goleador del partido y Fernando Torres dieron entrada a Xabi Alonso y Dani Güiza en el 70'. Tres minutos después España cerró el encuentro tras una genial combinación entre Sergio Ramos y Cesc Fábregas que resolvió el recién ingresado Güiza. El lateral sevillano tocó con el centrocampista catalán, quien sirvió un pase preciso al corazón del área para que el delantero gaditano controlase con el pecho y fusilase la meta rusa.

2-0, el tiki-taka en todo su esplendor antes de finiquitar una noche para el recuerdo. Iniesta puso un balón a la espalda de la defensa y Fábregas dejó solo a un Silva que batió por bajo a Akinfeev. Los ocho minutos restantes fueron una fiesta amarilla sobre el verde de Viena. España volvió a una final 24 años después.

Uno de los mejores partidos de la historia de la selección española en lo que fue el comienzo de una era imperiosa que duró seis años. Por su parte, Rusia fue desde ese partido en caída libre, lejos del nivel que demostró en la competición de Austria y Suiza y más centrada en las polémicas de sus estrellas que en su rendimiento deportivo.

Diez años después, o 3657 días, ambos se vuelven a ver las caras. Esta vez en octavos del Mundial donde Rusia ejerce de anfitriona. España nunca ha conseguido ganar a un equipo que era local en una fase final, pero tampoco ha perdido nunca contra los rusos. Quizás ante todas las complicaciones que han surgido, los 23 de Fernando Hierro necesiten mirar atrás y ver lo que hicieron los 23 de Luis Aragonés.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
01-07-2018 / 20:26
Jose
Puntuación 1

Hoy España intenta jugar como entonces, pero esta claro que no hay el talento que habia. Xavi es irrepetible, Marcos Sena tampoco hay muchos, Puyol es el mejor central del siempre del futbol español de largo, etc. Por no hablar del entrenador, un tio que de verdad sabia de futbol. Nos queda el haberlo disfrutado