Buscar

Antoine Griezmann y Luka Modric luchan por evitar la maldición del Balón de Oro

12/07/2018 - 13:27
  • Paolo Rossi fue el último en ganar MVP del Mundial y Balón de Oro en 1982
  • Maradona y Romario no optaron a ganar el premio a mejor jugador del año
  • Schillaci, Ronaldo, Kahn, Zidane, Forlán y Messi son los otros 'malditos'
Foto: Reuters.

A falta de la final que decida al campeón del Mundial 2018, el otro título que más opiniones está creando en estos días es el de mejor jugador del torneo. Por el momento, las dos estrellas de las finalistas, Antoine Griezmann y Luka Modric, son las favoritas para alzarse con el preciado premio. Pero de ganarlo uno de los dos, sobre ellos pesará una maldición que existe desde 1982, último año que el ganador del Balón de Oro y del MVP del Mundial fue el mismo.

En la Copa del Mundo celebrada en España, Paolo Rossi fue coronado como el mejor jugador del torneo gracias a su actuación con Italia y meses más tarde fue también nombrado mejor jugador del año por la revista France Football. El delantero creó a partir de entonces un maleficio que sigue intacto y que no han logrado romper Messi, Ronaldo o Zidane.

Al año siguiente de haber mundial, es decir, en 1986 Diego Armando Maradona fue proclamado el mejor jugador del torneo. El 'pelusa' no podía optar al Balón de Oro pues que France Football solo se lo daba a jugadores europeos y por ello, Igor Belanov fue el ganador tras su gran actuación con la URSS y el Dinamo de Kiev.

En 1990 el éxito de la Copa de Mundo cayó para Salvatore Schillaci, mientras que el mejor jugador del año fue para Lothat Matthaus. La maldición continuó en 1994 con Romario, mismo problema que Maradona en 1986 al ser sudamericano, y Hristo Stoichkov. 

Ya en 1998 con la posibilidad de que el Balón de Oro pudiese ser un jugador nacido en cualquier parte del mundo, Ronaldo Nazario tampoco pudo con el doblete y pese a sus goles, el premio al mejor del año fue para el líder de Francia, Zinedine Zidane. Precisamente el brasileño fue el que ganó el premio de France Football cuatro años más tarde, pero en 2002 el MVP del Mundial fue para Oliver Kahn. Una maldición de la que se benefició Zidane en el 98, pero que le llegaría en 2006. El mediocentro fue coronado mejor jugador del campeonato en el año de su retirada y eso pudo ser un apoyo para que no hiciese doblete y el premio al mejor del año fuese para Cannavaro.

Ya en 2010, y con la eterna lucha Messi - Cristiano, el argentino fue el ganador del Balón de Oro, pero Forlán fue nominado como mejor jugador del torneo que ganó España. Un maleficio que se prolongaría hasta la última edición hasta ahora, 2014. Leo Messi fue premiado con el MVP del Mundial de Brasil pese a que cayó en la final, mientras que el Balón de Oro se iba para su alter ego. Cristiano Ronaldo levantó el trofeo gracias a su temporada a nivel de clubes, donde ganó la Champions.

Cuatro años después, la posibilidad de hacer el doblete se presenta, de momento, ante Griezmann y Modric. Los dos líderes de las finalistas quieren ayudar a que su país salga campeón del mundo y la gran temporada con sus clubes, donde el atlético ha ganado la Europa League siendo el gran protagonista y el madridista el guía para conseguir la Champions League, benefician sus candidaturas.

Quién sabe si 36 años después la maldición caiga para siempre y esta coincida con la ruptura del que ha sido el gran dominio del fútbol en la última década. Francés y croata son los favoritos para el MVP del Mundial y acabar con la dictadura de Messi y Cristiano en el Balón de Oro.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.