Buscar

El Barcelona niega haber pagado a André Cury por la marcha de Neymar al PSG

14/09/2018 - 11:23 | 13:22 - 14/09/18
  • Cury es uno de los encargados de ojear el mercado brasileño para el club
  • La 'Ser' manifestó que acordó llevarse un 3% con Rosell de la futura venta
  • El Barcelona ha manifestado que fue un pago de cláusula y no un traspaso
Foto: Reuters.

El Barcelona ha querido salir al paso de las informaciones que la Cadena Ser emitió sobre el posible pago de 6,6 millones a uno de sus ojeadores por la salida de Neymar la temporada pasada. En un comunicado, el conjunto culé manifiesta que nunca ha abonado nada a André Cury, ya que la marcha del brasileño no fue un traspaso, sino un pago de su cláusula de rescisión.

El citado medio emitió el pasado jueves que en 2012 el por entonces presidente del club, Sandro Rosell, acordó pagar a Cury, un ojeador que trabajaba como empleado para los azulgranas, un 3% de una futura venta del crack carioca. Al haberse producido su salida la temporada pasada, la cantidad que correspondería a Cury son esos 6,6 millones referentes a los 222 que pagó el PSG.

Pero el Barcelona ha desmentido en un comunicado oficial estas informaciones alegando que no fue un traspaso sino un pago de la cláusula. Además, la directiva de Bartomeu comenta que emprenderá "las acciones legales oportunas contra todos aquellos que difundan noticias falsas sobre el club".

André Cury es uno de las personas de confianza de los azulgranas en Brasil y el encargado de buscar jóvenes talentos para hacerlos llegar a las oficinas del conjunto culé. Entre otros ha sido responsable durante los últimos años de ojear a Keirrison, que no llegó a debutar, Henrique, Yerry Mina o Arthur, pero también a Neymar Jr.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.