Buscar

Cibeles ya no sabe competir: su pasarela es cañí, clásica y repetitiva

Anna Arbiol
25/09/2008 - 14:47

La última edición de Cibeles, ahora rebautizada como Cibeles Madrid Fashion Week, deja un sabor agridulce a pesar de todos los cambios que supuestamente la convertirían en una auténtica semana de la moda internacional. Pero, una vez más, se confirma que nuestra pasarela más importante es aburrida, falta de creatividad y a años luz de marcar tendencias.

¿Qué le pasa a la moda española? Una industria que mueve millones de euros al año y que suele terminar con balance positivo, resulta que se encuentra en valores mínimos de calidad.

Cibeles no sabe competir

En realidad, afirmar que la moda española se encuentra en valores mínimos de calidad es una exageración; esos valores los podemos circunscribir a casi todos los diseñadores que han pasado por la híper renovada Cibeles Madrid Fashion Week, que han demostrado que en este país parece que sigue siendo imposible desarrollar una pasarela que pueda competir con las internacionales. Salvo honrosas excepciones como la de José Miró y los jóvenes talentos de El Ego de Cibeles, lo que vimos allí nos dejó a todos una triste sensación de dejà vu, de aburrimiento y de "qué hago yo aquí".

Y es que España vuelve a estar en las mismas de no tener una gran pasarela muy importante que aglutine a sus mejores talentos del diseño. Tiene una de mayor tamaño, Cibeles, pero hay otros pequeños reductos que compiten sanamente y que terminan llevándose la creatividad, las buenas propuestas y, en definitiva, lo mejor. A comienzos de septiembre se celebró en Barcelona la segunda edición de 080 Barcelona Fashion, y en tan poco tiempo ya está mostrando mucha más profesionalidad y buenas ideas que la vetusta Cibeles. A pesar de que algunos como Antonio Miró no estén de acuerdo en que sólo apoye a los nuevos talentos, en esta última edición ha demostrado que es un inmejorable escaparate de la moda más joven... y con posibilidades de vender. La representación de la prensa extranjera era muy amplia, en los desfiles no había celebridades invitadas que restaran atención a la ropa y la selección de diseñadores era excelente. Sólo por ver a Petar Petrov (invitado), EBP, Bamby By Laura o Txell Miras, ya mereció la pena.

La península (y las islas) están trufadas de pequeñas pasarelas, la mayoría con subvención de su correspondiente comunidad, como todas, que quieren promocionar sus nuevos talentos locales. Destacan Abierta de Murcia, una de las más alternativas y que presenta diseñadores más capaces, la Pasarela del Carmen en Valencia (que tuvo entre sus principales figuras y precursores a Francis Montesinos, con lo que podemos hacernos una idea de lo que se ve por allí), Gran Canaria Moda Cálida, principalmente de moda veraniega? El caso es que vemos que diseñadores y plataformas para lanzarlos no nos faltan, pero está claro que Cibeles no siempre se hace eco de los mejores de ellos. Por ejemplo, de la Pasarela Mustang organizada en Festival de Benicàssim, ha habido ediciones con creadores verdaderamente interesantes como Poti Poti, Anjara o el mismo EBP. Simplemente de Modafad, una organización sin ánimo de lucro, han salido diseñadores tan consagrados como Juan Vidal, Ion Fiz o Miriam Ponsa que, misteriosamente, no están invitados a participar en Cibeles.

Cañí, clásica y reptida

¿Cuál es el criterio de la organización de Cibeles para escoger a sus participantes? A lo largo de los años, y salvo esas pocas excepciones que dan un poco de vida a esta pasarela, siempre parecen haberse basado en el clasicismo más inane (Jesús del Pozo, sin ir más lejos), en la horterada más cañí (personificada por Francis Montesinos) o la repetición de tendencias de hace dos temporadas (mismamente, Carmen March, hasta esta edición una de las más solventes). Es muy desolador ver cómo se apuesta por mezcolanzas sin sentido con poco talento como Juana Martín, con muy poco nivel como para una pasarela de carácter internacional, y dejen fuera a otros como Ion Fiz por segunda vez consecutiva. Incomprensible.

Atendiendo a las cifras, la moda española vende, pero no es precisamente la que se pasea alegremente por Cibeles. Nuestras embajadoras internacionales más célebres son Inditex y Mango, pero saliendo del mundo de las grandes cadenas también hay firmas como Custo Barcelona o Josep Font, que desfilan exitosamente en Nueva York y París respectivamente, alejados de las pasarelas españolas. También hay marcas patrias como Skunk Funk, Caramelo o Viriato, entre otras muchas, que mantienen unas aceptables ventas dentro y fuera del país sin apenas publicidad y mucho menos desfiles.

En definitiva, hablamos de nombres que se mantienen ajenos a las polémicas de Cibeles (que si disidentes, que si distintas asociaciones de la moda española, que si hay que dar más subvenciones, que si somos unas víctimas...) y, cuya presencia en nuestra vida se limita a vender sus prendas. ¿Será éste el secreto de su éxito? No se sabe, pero lo que está claro es que venden y sin hacer ni la mitad de ruido. A lo mejor algunos deberían tomar nota.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 3

#1
25-09-2008 / 16:53
Puntuación 1

Normal, si en Cibeles interesa mucho mas a los medios los invitados (¡y que invitados!) que están sentado en las primeras filas que lo que se está mostrando en la pasarela.

#2
25-09-2008 / 22:03
anna
Puntuación 0

perdón... pero Juan Vidal ha desfila y ha desfilado en el ego de pasarela cibeles... y lleva ya unas cuantas temporadas

y claro... que salvar de tu "quema" a jose miro... pues a mi me da mucho que pensar... ¿donde va esa drag queen?... y eso que esta temporada andaba recatada...

laincomprendidamallorquinaretrofuturistaquehizounstageenMugler

#3
27-09-2008 / 12:40
ni
Puntuación 0

De cibeles sólo rescataría a Carlos Díez y Delgado Buil, aunque éstas últimas tenía una copia al día siguiente con cruz castillo. Respecto a la calidad de Ego la pongo en duda, todos eran malas copias de algo ya más que visto. Respecto al 080 también comparto que era mejor, pero txell miras me produjo verguenza ajena con esta faceta de artista multidisciplinar, completamente vacua y vista ,por no hablar de su stand con camisetas enmarcadas... Oscar Leon y su "happening" fue junto con lo de txell lo más bochornoso que he visto en tiempo y que bajó 080 a una pasarela prescindible.