Buscar

La ONU evacua a cientos de "heridos graves" del noreste de Sri Lanka

AFP
29/01/2009 - 17:07

La ONU evacuó el jueves a cientos de personas con "heridas graves" del noreste de Sri Lanka, donde se registran combates entre las tropas y los guerrilleros tamiles, indicó un portavoz de Naciones Unidas a la AFP.

Los organismos de derechos humanos han pedido al gobierno de Colombo y a los Tigres para la Liberación del Tamil Eelam (LTTE) que tomen medidas inmediatas para salvar a los casi 250.000 civiles atrapados en las zonas de combate en el noreste de la isla.

"Unos 350 civiles gravemente heridos, incluidos 50 niños, cruzaron la línea de frente", dijo el portavoz de la ONU, Gordon Weiss, quien agregó que la evacuación fue el resultado de largas negociaciones con los rebeldes.

Un convoy de ambulancias estuvo retenido durante varios días detrás de la línea de frente en el distrito de Mullaittivu porque los rebeldes no le permitían salir.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) señaló la importancia de estos convoyes.

"A pesar de esta evolución positiva, la situación humanitaria general se mantiene precaria para miles" de personas, indicó la Cruz Roja en un comunicado.

"Es vital y urgente que las partes implicadas en el conflicto sigan permitiendo a las organizaciones humanitarias aportar comida a Wanni inmediatamente", señaló el Comité, en referencia a la zona de combate de la jungla del norte.

Human Rights Watch (HRW), basada en Nueva York, pidió a ambas partes que hicieran lo posible para evitar muertes inocentes.

"Tanto el gobierno como el LTTE tienen que tomar medidas urgentes para evitar la muerte de civiles a gran escala", dijo Brad Adams, director de HRW en Asia.

Naciones Unidas, la Unión Europea, Canadá e India han sumado su voz a la de los grupos de defensa de los derechos humanos.

El gobierno de Sri Lanka negó el jueves las afirmaciones de Cruz Roja de que se estaba gestando una crisis humanitaria y acusó a la organización basada en Ginebra de no entender "las realidades sobre el terreno".

Mientras tanto seguía la ofensiva del gobierno para expulsar a los Tigres de sus últimos feudos.

Las tropas se adentraron en las junglas de Mullaittivu donde encontraron cuatro embarcaciones de la guerrilla que podrían estar destinadas a ataques suicidas, informó el ejército en un comunicado.

Añadió que murieron unos 50 Tigres y otros 150 resultaron heridos durante los combates del miércoles y dio cuenta de cuatro soldados desaparecidos.

El ministerio de Defensa indicó que los combates actuales representaban la fase final de las operaciones contra los Tigres, que llevan más de 30 años de lucha por una nación tamil separada.

Una web afín a los rebeldes indicó que uno de los líderes de los Tigres, K. V. Balakumaran, resultó herido en combate el lunes.

La guerrilla perdió su último bastión urbano el domingo, cuando el gobierno tomó la ciudad de Mullaittivu.

Las fuerzas gubernamentales luchan por recuperar los 30 kilómetros de costa al norte de la ciudad, lo cual les permitiría rodear a los rebeldes.

mg/aj/bgs/sst/cll-at/erl


Contenido patrocinado

Otras noticias