Buscar

Irak pone fin al contrato de empresa de seguridad estadounidense Blackwater

AFP
29/01/2009 - 17:40

Irak anunció el jueves el fin del contrato de la empresa privada de seguridad estadounidense Blackwater, símbolo de la entrada de esas compañías en las guerras del siglo XXI y ahora ante la justicia norteamericana por un tiroteo en Bagdad en el que murieron iraquíes en 2007.

"El contrato terminó. No se renovará por orden del ministro", declaró a la AFP el general Abadel Karim Jalaf, portavoz del ministerio iraquí del Interior.

"Blackwater hizo los pasos adecuados para obtener su licencia en Irak. No recibimos ninguna comunicación oficial por parte del gobierno iraquí o de nuestro cliente (el gobierno estadounidense) sobre el progreso de esos pasos o el futuro de nuestras actividades en Irak", afirmó una portavoz de la empresa, Ann Tyrrell, en un mensaje a la AFP.

El anuncio llega dos días antes de unas elecciones provinciales cruciales, las primeras desde 2005, con las que está muy implicado el primer ministro, Nuri al-Maliki, cuya lista está considerada como favorita.

Tras la muerte, en septiembre de 2007, de varios iraquíes en un tiroteo en Bagdad en el que se vio involucrada Blackwater, Maliki pidió, sin éxito, la salida de la empresa de Irak.

"Fuimos informados" de la decisión iraquí y "trabajamos con el gobierno iraquí y con nuestras subsidiarias para gestionar las implicaciones de esta decisión", declaró por su parte a la AFP un responsable de la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

Blackwater es la mayor empresa privada de seguridad cuyos servicios usa Estados Unidos en Irak. Es la responsable de la protección del personal de la embajada estadounidense en Bagdad.

El 16 de septiembre de 2007, se registró un tiroteo en un cruce del oeste de Bagdad al paso de un convoy diplomático estadounidense escoltado por agentes de Blackwater.

Cinco de ellos están acusados por la justicia estadounidense de haber disparado a civiles iraquíes desarmados: 14 según una investigación nortemaricana, 17 según otra iraquí.

Los cinco guardias de seguridad se han declarado no culpables de los 35 delitos que se les imputan. Su juicio empezará el 29 de enero de 2010.

Si son reconocidos culpables, pueden ser condenados a diez años de cárcel por cada homicidio que se les imputa y a 30 años de prisión por infringir la reglamentación de armas.

Un sexto agente de Blackwater se declaró culpable de intento de homicidio en diciembre.

El incidente causó gran indignación en Irak. El gobierno de Bagdad se ha declarado en derecho de perseguir legalmente a los seis agentes de Blackwater.

Desde el 1 de enero, según el acuerdo de seguridad firmado entre Washington y Bagdad, la justicia iraquí puede perseguir a los empleados de las empresas de seguridad extranjeras, para las que trabajan cerca de 100.000 personas en Irak, donde están estacionados 142.000 soldados estadounidenses.

aa-kat/mba/cyj/cll/erl


Contenido patrocinado

Otras noticias