Buscar

Sri Lanka: guerrilla tamil declara alto el fuego pero Colombo lo rechaza

AFP
26/04/2009 - 12:27

Los separatistas tamiles anunciaron el domingo un alto el fuego unilateral como había pedido la ONU para auxiliar a los 50.000 civiles atrapados en la zona de combate, pero el gobierno de Sri Lanka, que resiste la presión internacional, lo rechazó y les pidió que se rindieran.

"Frente a un crisis humanitaria sin precedente y en respuesta a los llamamientos de Naciones Unidos, de la Unión Europea y de Estados Unidos, los Tigres para la Liberación del Eelam Tamil (LTTE) anuncian un alto el fuego unilateral", según un comunicado de la rebelión separatista, acorralada en una franja de terreno del noreste de Sri Lanka.

"Todas las operaciones militares del LTTE cesarán inmediatamente", aseguraron los insurgentes.

Pero el gobierno de Sri Lanka rechazó el alto el fuego de los rebeldes separatistas, por boca del secretario de Defensa, Gotabhaya Rajapakse.

"Debe ser una broma", dijo a la AFP Rajapakse, quien dirige la campaña militar de las tropas srilanquesas contra los Tigres tamiles. "Primero deben deponer las armas y dejar partir a los civiles", agregó el hermano del presidente srilanques Mahina Rajapakse.

Horas antes, el responsable de Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes, que cumple una visita de dos días a esta isla del sur de Asia, había reclamado en un comunicado "una pausa humanitaria para hacer llegar la ayuda y que entren trabajadores humanitarios a la zona de conflicto" del noreste de Sri Lanka.

Para lograr este hipotético alto el fuego "humanitario (...) llamo al LTTE (los Tigres para la Liberación del Eelam Tamil) a que permita que los civiles salgan y a deponer las armas y llamo al gobierno a ejercer la mayor contención y a evitar utilizar armamento pesado", añadió el responsable de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.

El británico recordó que "el balance humano para la población civil es terrible (tras) meses de combates".

La ONU estima que probablemente son más de 6.500 los civiles muertos y 14.000 los heridos desde enero, cuando las fuerzas armadas lanzaron su gran ofensiva "final" en el noreste de la isla.

"Debemos tener acceso a todos los desplazados en el interior del país (los refugiados, ndlr)incluido en la zona de conflicto" advirtió Holmes, tras reunirse con el ministro de Derechos Humanos, Mahinda Samarasinghe.

Este indicó a la AFP haber acordado "en principio" para que dos empleados extranjeros de la ONU entraran en territorio rebelde, una región aislada del mundo, aunque aclaró que "los combates deben cesar al menos un día para que tenga lugar tal visita", añadió.

El gobierno había afirmado este domingo que seguirá con sus operaciones militares contra los Tigres, convencido de que tras 37 años de conflicto la guerrilla separatista está al borde del colapso.

El ejército tomó una nueva localidad en zona rebelde donde "liberó a 500 civiles tomados como rehenes", se felicitó el ministerio de Defensa.

La ONU calcula que 95.000 civiles tamiles han abandonado la zona de guerra desde que se inició el lunes un éxodo masivo pero 50.000 seguirían atrapados.

El ejército srilanqués afirma que 15.000 civiles permanecen en la zona de conflicto, utilizados como "escudos humanos" por la guerrilla, y asegura estar llevando a cabo "la mayor operación del mundo de liberación de rehenes".

nr-aj/mfo/at-gc


Otras noticias

Contenido patrocinado