Buscar

Suecia comienza su presidencia de la UE envuelta en niebla institucional

AFP
1/07/2009 - 16:16

Suecia asumió este miércoles la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE) sumergida por el temor de que los problemas institucionales pendientes dejen en un segundo plano sus prioridades: el clima y la crisis económica.

"No es el momento para Europa de mirarse el ombligo y perderse en problemas institucionales", advirtió su primer ministro, Fredrik Reinfeldt, durante una conferencia de prensa inaugural en Estocolmo.

"Llegó el momento de dar muestras de liderazgo", principalmente con vistas a la conferencia mundial sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, prevista en Copenhague a finales de año, y "para eso necesitamos claridad", estimó.

Y no es claridad lo que predomina en las instituciones europeas.

Los suecos están preocupados por la posibilidad de encontrarse en sus comienzos al lado de un presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, políticamente debilitado.

Muy poco entusiastas con él, los dirigentes europeos dieron a mediados de junio un apoyo de principios a su reelección para cinco años y el Parlamento Europeo, que también debe pronunciarse al respecto, podría postergar su decisión al otoño.

Esta posibilidad no haría más que prolongar la incertidumbre y dar ideas a los detractores de Barroso en la izquierda para buscarle un rival.

Consciente de este peligro, Barroso instó a los eurodiputados a no demorar su decisión. Por de pronto el Europarlamento dirá el 9 de julio a más tardar lo que cuenta hacer.

"Tiene que reinar la mayor claridad cuanto antes, espero que las decisiones que se tomen vayan en el sentido de un refuerzo de las instituciones y no de un debilitamiento", dijo Barroso.

Reinfeldt también pidió un esclarecimiento rápido sobre "la presidencia" de la Comisión, e instó a la Eurocámara a presentar un candidato alternativo si está descontenta.

Suecia tendrá que vérselas con el problema del Tratado de Lisboa, cuyo futuro está supeditado al resultado de un nuevo referéndum que Irlanda celebrará en octubre, tras haber rechazado el texto en 2008.

Además de Irlanda, otros tres países de entre los 27 miembros de la UE no han concluido la ratificación: Alemania, Polonia y la República Checa

Si este Tratado acabara siendo ratificado Estocolmo tendría que ocuparse además de los nombramientos de los nuevos puestos, muy codiciados, que prevé el texto: un presidente estable de la UE y un jefe de la diplomacia con prerrogativas reforzadas.

Pese a todo, Suecia todavía espera imponer las prioridades que se ha fijado para su presidencia de turno del bloque: afrontar la crisis económica, regular mejor los mercados financieros y alcanzar un acuerdo sobre el clima con Estados Unidos y los países emergentes.

Sobre este último tema "no tenemos un minuto que perder, debemos movilizar todas nuestras fuerzas para llegar a un acuerdo en Copenhague a finales de año", dijo Reinfeldt.

ylf/ig/ai/erl/arz

Contenido patrocinado

Otras noticias