Buscar

Unión Africana celebra cumbre en Libia con Lula y sin Ahmadinejad

AFP
1/07/2009 - 18:04

La cumbre de la Unión Africana (UA) de Sirte (Libia) se inició el miércoles, con la participación del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva que llamó a una mayor cooperación entre los países del sur, pero sin el mandatario iraní, Mahmud Ahmadinejad, que anuló su viaje a última hora.

Ahmadinejad anuló a último momento su participación en la 13ª cumbre de la UA que comenzó al mediodía, en un ambiente apaciguado. En efecto, la anunciada presencia del presidente iraní no fue bien recibida por algunas de las 53 delegaciones que participan en la cumbre.

Las autoridades iraníes anularon este miércoles por la mañana sin dar explicaciones la participación de Ahmadinejad, que había sido invitado por el líder libio.

El otro ausente fue el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, invitado a asistir como país anfitrión de la próxima cumbre del G8, que desistió de participar a último momento, oficialmente por la catástrofe ferroviaria de Viareggio, en el noroeste de Italia.

No obstante, uno de los invitados de honor de esta cumbre, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, estuvo presente y pronunció un discurso en la apertura del encuentro, cuyo tema oficial es el desarrollo agrícola.

El mandatario brasileño prometió a los países africanos ayudarlos a hacer su "revolución verde" y abogó por la "revolución" de los biocombustibles y por la producción de biocarburantes, desarrollando por ejemplo el cultivo de la caña de azúcar en África para producir etanol.

En su discurso, Lula defendió también el refuerzo de la cooperación sur-sur "como fuerza de ataque contra las iniquidades que persisten en el orden mundial".

Por su lado, el dirigente libio, Muamar Kadhafi, propuso el ingreso de los países del Caribe a la UA, por considerar que por su historia son más bien africanos y sirven de "puente" con América Latina. Contrariamente a lo que se esperaba, Kadhafi no pronunció un discurso de apertura y sólo hizo algunas reflexiones esporádicas.

Siete países caribeños, entre ellos Jamaica y Haití, enviaron observadores al encuentro.

Kadhafi quiere aprovechar esta cumbre para impulsar la creación de una "Autoridad" africana con poderes ejecutivos ampliados, que constituiría, según él, un avance mayor hacia los "Estados Unidos de Africa", que figura como su prioridad absoluta a pesar de las reticencias de ciertos países.

Unos veinte jefes de Estado africanos no viajaron a Sirte, entre ellos se encuentran "pesos pesados" del continente como el egipcio Hosni Mubarak o el nigeriano Umaru Yar'Adua.

Frente a los dirigentes africanos presentes, el presidente de la Comisión de la UA, Jean Ping, presentó una visión poco alentadora sobre la situación en el continente.

Se alarmó por la "multiplicación de las graves tensiones políticas y de los conflictos persistentes en Africa". Citó a Madagascar, Guinea-Bissau y Níger, pero pidió a los jefes de Estado "una atención particular" para Somalia en donde el gobierno de transición se ve amenazado por el avance de los islamistas radicales.

La cumbre, prevista hasta el viernes, se celebra en un gigantesco centro de conferencias construido a 500 km al este de Trípoli, entre el Mediterráneo y el desierto, en la región natal de Kadhafi.

Los pasillos son tan largos que un jeep está estacionado en el interior del centro para transportar al "Guía".

Autoproclamado "rey de reyes tradicionales de Africa", Kadhafi fue elegido en febrero, por un año, a la presidencia de la UA.

phv-ila/bmk/pa


Contenido patrocinado

Otras noticias