Buscar

El nuevo Parlamento Europeo empieza su mandato reafirmando su papel

AFP
12/07/2009 - 11:44

El nuevo Parlamento Europeo empieza el martes en Estrasburgo cinco años de legislatura dejando oir su voz sobre el futuro presidente de la Comisión Europea, en un intento de reafirmar su papel.

Oponiéndose a los planes del actual jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, candidato sin rival a su sucesión, elegido por los dirigentes de la UE, los eurodiputados se han negado a confirmar su reelección en la sesión inaugural, del 14 al 16 de julio.

La plenaria de los 736 nuevos eurodiputados tendrá así por objeto elegir a su propio presidente -que será el ex primer ministro polaco y conservador Jerzy Buzek- y a un ejército de vicepresidentes para, a continuación, repartir a los parlamentarios entre las diferentes comisiones temáticas.

La investidura de Barroso, de 53 años, ha quedado así aplazada hasta el otoño (boreal).

Además, estará condicionada a que el ex primer ministro portugués presente un programa político detallado y convincente, según exigen socialistas y liberales. Los conservadores de Barroso no disponen por sí solos de una mayoría suficiente para reconfirmarlo y necesitan hallar aliados.

Negándose a dejarse dictar su calendario, el Parlamento Europeo ha tratado de rechazar su papel como simple cámara de registro de las propuestas de la Comisión Europea (que inicia las proposiciones de leyes y vigila el respeto de éstas) y del Consejo de los 27 Estados (que se pronuncia sobre esos textos en paralelo al Parlamento).

"El Parlamento asume poco a poco su papel" de representante de los ciudadanos europeos que lo han elegido, constata Julia de Clerck-Sachsse, analista del Centro para el Estudio de las Políticas Europeas.

El anterior Parlamento ya se hizo notar al rechazar, en 2004, la elección del italiano Rocco Buttiglione como comisario europeo de Justicia debido a sus retrógradas opiniones sobre la homosexualidad.

Y también jugó un papel esencial en la corrección de leyes, como "la directiva Bolkestein" sobre la liberalización de servicios, que desencadenó vivos enfrentamientos.

"El Parlamento está anticipando sus nuevos poderes", resume la analista.

El Parlemento Europeo apoya firmemente el Tratado de Lisboa, que permitirá a la UE de 27 países funcionar más eficazmente. Si lo ratifican todos los países -entre ellos Irlanda, que se pronunciará de nuevo en referéndum el 2 de octubre-, ese tratado permitirá a la cámara ponerse casi en pie de igualdad con el Consejo.

De esta forma se multiplicarán sus campos de acción. Actualmente, los eurodiputados sólo son consultados sobre proyectos de agricultura, pesca o justicia. Si el Tratado de Lisboa se hace realidad, tendrán el poder de enmendarlos.

"Está bien contestar a Barroso el no haber realizado nada de concreto y forzarle a presentar un programa político. Pero contestarle sin alternativa no tiene el mismo impacto", juzgó sin embargo Julia de Clerck-Sachsse.

Los socialistas, la segunda fuerza de la eurocámara tras los conservadores y grandes perdedores de las elecciones europeas de junio, nunca han presentado un candidato alternativo a Barroso. Sólo los ecologistas y ciertos liberales no han perdido la esperanza de encontrar un candidato rival antes del otoño.

Además, los socialistas (184 escaños) acaban de renovar un pacto con los conservadores (265 bancas) para compartir el cargo de presidente del Parlamento en la próxima legislatura, sembrando así dudas sobre su real voluntad de ejercer como oposición parlamentaria.

cm/ylf/cll/acc

Otras noticias

Contenido patrocinado