Buscar

El diálogo sobre la crisis hondureña, entre la esperanza y la frustración

AFP
12/07/2009 - 16:21

La primera ronda de diálogo en Costa Rica con la mediación de Óscar Arias generó polémica en Honduras entre partidarios del gobierno de facto, que la consideran provechosa, y los del depuesto presidente Manuel Zelaya, que estiman se está retrasando su restitución.

"A través del diálogo vamos a empezar a encontrar la paz, la tranquilidad y el progreso", manifestó a la AFP el empresario Guillermo Matamoros, dirigente de la influyente agremiación de empresas privadas, que apoya al gobierno de facto de Roberto Micheletti, al hacer un balance de lo ocurrido en San José.

Delegados de Zelaya y de Micheletti concluyeron el viernes una primera ronda de conversaciones que se cumplió en la residencia del presidente costarricense Arias, cuya mediación ha sido impulsada por Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) y cuestionada por Venezuela. "Es muy claro que la sociedad hondureña quiere diálogo, por eso no nos incendiamos en los años 80 cuando los países vecinos (Nicaragua, El Salvador y Guatemala) estaban en guerra", subrayó el empresario.

Lamentó que Zelaya "se confrontó con todos los sectores, con lo que debilitó la base de su gobierno, sobre todo después de su adhesión al ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas) de Hugo Chávez".

El jefe de la delegación enviada por Micheletti a San José, el ex ministro de Relaciones Exteriores Carlos López, entregó a su regreso un parte de satifacción y dijo en una conferencia de prensa que, aunque no hay una fecha definida, "estamos listos para ir cuando nos llame" Arias a continuar las conversaciones. "Es una negociación sin plazo. No se trata de ganar tiempo sino de obtener un resultado", subrayó el ex ministro, que resaltó "la capacidad y la experiencia" de Arias en el manejo de la mediación.

Pero la falta de un plazo para reanudar el diálogo es vista de forma sospechosa por las organizaciones que piden el retorno de Zelaya.

"El problema es que la actitud de la ultraderecha es que no regrese Zelaya y la de los golpistas es dilatar el regreso, ir ganando tiempo", afirmó a la AFP el diputado del partido Unificación Democrática (UD, izquierda), Marvin Ponce.

"En esta primera ronda, los golpistas se mostraron muy agresivos y ya los compañeros que vinieron (de la reunión) reafirmaron que el Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe va a arreciar la resistencia", declaró por su parte la asesora del Consejo Coordinador de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), Bertha Cáceres.

Para los delegados de organizaciones populares que asistieron a San José, "estas gestiones de Costa Rica sirvieron más para reunirse con el presidente Zelaya y consolidar una posición sobre la estrategia de lucha que se va a seguir para restablecerlo en el poder", sostuvo Cáceres. "La reunión con Arias sólo fue para que se escucharan las dos posiciones. Es claro que no se acepta ninguna amnistía para Zelaya ni la impunidad para los golpistas", añadió la militante social.

Zelaya fue depuesto por los militares el 28 de junio por una orden judicial, tras imputarle 18 delitos, entre ellos el de traición a la patria por proponer la redacción de una nueva constitución que permitiera la reelección presidencial.

Contenido patrocinado

Otras noticias