Buscar

Argentina, en pleno debate sobre el alcance del diálogo convocado por Kirchner

AFP
12/07/2009 - 16:32

El gobierno argentino ratificó el sábado su disposición a abrir el debate con todos los sectores y a todos los temas en el marco de un llamamiento al diálogo de la presidenta Cristina Fernández Kirchner, saludado por una oposición dispersa que comenzó a delimitar sus condiciones y temarios.

"El llamado al diálogo es una propuesta amplia y generosa y no tiene ningún tipo de reparos", dijo el flamante jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

La jefa de Estado lanzó el jueves una convocatoria al diálogo con todos los sectores del país, 11 días después de una dura derrota en las elecciones legislativas que le costó al gobierno la mayoría en el Congreso, aunque mantiene la primera minoría en ambas Cámaras.

"Todo es pasible de ser discutido", insistió Fernández, un incondicional del matrimonio de la mandataria y el ex presidente Néstor Kirchner (2003/7) que en los hechos co-gobierna en Argentina.

El gobierno incluso admitió que formarán parte del debate los polémicos impuestos a la exportaciones de granos, que se mantienen en un 35% para la soja y que en el 2008 representaron un 13,3% de la recaudación fiscal. "Si bien las 'retenciones' son el eje de la política de redistribución de la riqueza, todos los temas impositivos que conciernen al campo van a ser objeto de diálogo", dijo el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray.

El intento de aumentar los derechos de exportación de granos desató el año pasado un largo conflicto con las patronales del campo, que puso en jaque al gobierno y dañó la popularidad de los Kirchner. "Estamos esperando ansiosos (el diálogo), los productores están desfinanciados y endeudados. Por la sequías se perdieron cosechas y murieron muchos animales. Necesitamos una solución", dijo el sábado Alfredo de Angeli, uno de los dirigentes de la protesta agraria.

La poderosa Unión Industrial Argentina (UIA) se manifestó "esperanzada" por la convocatoria oficial pero admitió que "el diálogo significa que muchas veces haya que postergar reclamos sectoriales y ceder para poder lograr un acuerdo general".

La política tributaria, el tipo de cambio, el rol del sector privado, el aumento de salarios, los problemas de financiamiento por la política de desendeudamiento, el cuestionado instituto de estadísticas INDEC, son temas que los empresarios pretenden discutir.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, advirtió de que "algunas demandas de sectores no son incompatibles en términos generales con los objetivos que buscamos (el gobierno) y en otros casos, sí".

"No sé si (el diálogo con el gobierno) es posible, pero es algo deseado por los argentinos", advirtió el alcalde porteño, el derechista Mauricio Macri, aliado en los comicios con el peronismo disidente, quien pidió una audiencia a la Presidenta para "hablar de todos los temas que están pendientes".

Contenido patrocinado

Otras noticias