Buscar

Cuatro soldados estadounidenses mueren en el sur de Afganistán

AFP
12/07/2009 - 18:01

Cuatro soldados estadounidenses de las fuerzas de la OTAN en Afganistán murieron el sábado en la explosión de varias bombas de fabricación casera en el sur del país, informaron este domingo la Alianza Atlántica y el Ejército norteamericano.

"Cuatro soldados de la Fuerza Internacional de la OTAN en Afganistán (ISAF) murieron al explotar varias bombas de fabricación casera colocadas por los rebeldes en el sur" del país, anunció la ISAF en un comunicado.

"Se trata de cuatro soldados estadounidenses desplegados dentro de la ISAF", precisó a la AFP un portavoz del Ejército norteamericano en Kabul.

La Alianza no dio detalles sobre dónde se produjeron las explosiones. En cambio, anunció la muerte de otro de sus soldados, como consecuencia de las heridas sufridas en junio.

La ISAF nunca comunica la nacionalidad de los fallecidos.

La OTAN sufrió varias bajas en los últimos días en Afganistán, tras el lanzamiento de dos amplias operaciones por contingentes estadounidenses y británicos para controlar la provincia de Helmand (sur), un feudo de los rebeldes talibanes.

Quince soldados británicos han muerto desde principios de mes en la operación 'Panchai Palang', lanzada el 23 de junio en Helmand.

Más de 195 soldados extranjeros han falllecido desde principio de año en las operaciones internacionales llevadas a cabo en Afganistán por la ISAF o la coalición militar bajo mando norteamericano.

En 2008, habían fallecido 294, según la página internet independiente icasualities.org.

Por otro lado, el gobierno afgano informó este domingo de que entre seis y diez policías han muerto diariamente desde marzo en Afganistán debido a la violencia vinculada con la insurgencia extremista, que sólo la semana pasada se cobró las vidas de 50 agentes.

"En promedio, de seis a diez policías perdieron la vida cumpliendo con su deber, defendiendo la seguridad de la gente", declaró a la prensa el portavoz del ministerio afgano del Interior, Zemarai Bashary. "El año pasado, tuvimos un promedio de seis policías muertos por día, pero este año es entre seis y diez", precisó, refiriéndose al calendario afgano solar, que empieza en marzo.

Además, en los ataques de los islamistas de los últimos días también murieron 69 civiles, lo que significa un aumento del 37% con respecto a la semana anterior, dijo Bashary.

Unos 25 civiles, la mitad de los cuales eran niños, murieron el jueves en la explosión de un camión en la provincia de Logar, cerca de Kabul. Otros murieron en atentados con bombas, atentados suicidas u otros ataques, dijo Bashary.

Cinco policías murieron el sábado cuando una bomba destruyó el vehículo en el que se trasladaban a su puesto de trabajo en Logar, informó el jefe de la policía provincial, Mustafa Mohsini.

También el sábado, otra bomba destruyó un vehículo que transportaba al comandante de una pequeña unidad de policía en la provincia de Helmand (sur), matándolo a él y a otro policía, dijo el portavoz de la provincia, Daud Ahmadi.

Los insurgentes talibanes se reagruparon después de ser expulsados del poder en 2001 por una fuerza internacional liderada por Estados Unidos y en los últimos dos años han recrudecido sus ataques.

Otras noticias

Contenido patrocinado