Buscar

DESTACAMOS
El Chelsea conquista la FA Cup y salva la temporada ganando al United de Mourinho con gol de Hazard

Levantan el toque de queda en Honduras y se anuncia nuevo diálogo en 8 días

AFP
12/07/2009 - 23:06

El gobierno de facto de Honduras levantó este domingo el toque de queda impuesto desde el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya pese a que continúan las manifestaciones en Tegucigalpa, mientras el presidente costarricense Oscar Arias dijo que en ocho días reiniciaba la mediación.

"El gobierno informa que a partir de este domingo 12 de julio se suspende en todo el territorio nacional el toque de queda", señaló un comunicado oficial de las autoridades de facto hondureñas.

En San José, el presidente de Costa Rica -que actúa como mediador entre las partes enfrentadas en Honduras- dijo que espera convocar un nuevo encuentro entre delegados de Zelaya y del presidente de facto Roberto Micheletti en "unos ocho días".

Una primera reunión entre ambas partes concluyó el viernes sin ningún compromiso concreto, salvo el de volver a reunirse, pero sin que se fijara una fecha para ello.

La mediación de Arias, impulsada por Estados Unidos, recibió las críticas del presidente venezolano Hugo Chávez, quien advirtió que aceptará como única solución la restitución en el poder de Zelaya.

En su programa dominical 'Aló Presidente', Chávez pidió al presidente estadounidense Barack Obama que retire sus tropas de la base militar de Palmerola, en Honduras, para demostrar así su rechazo al golpe.

"Si el gobierno de Estados Unidos de verdad no apoyara el golpe ya hubiera retirado todas sus tropas de Palmerola", dijo Chávez, quien denunció además la detención de un equipo de la cadena televisiva Telesur, cuyos periodistas dejaron Honduras este domingo alegando razones de seguridad.

Zelaya continuaba en Washington, donde el sábado se reunió con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) José Miguel Insulza y con el encargado para América Latina del Departamento de Estado, Thomas Shannon.

"El presidente Zelaya quiere retornar a su país y está buscando la manera de que se logre un consenso" para ello, dijo Rodolfo Pastor, encargado de negocios de la embajada hondureña en Washington.

En Tegucigalpa, sus partidarios se concentraron en la plaza central mientras continuaban los bloqueos temporales de carreteras en el interior del país, señaló a la AFP el dirigente sindical Juan Barahona.

"Tenemos unas 2.000 personas manifestándose en una jornada que incluye la participación de artistas de todo el país, mientras siguen los bloqueos de carreteras", dijo.

Tras dos semanas de tensión las actividades en la capital hondureña de 1,2 millones de habitantes parecían retornar a una relativa normalidad, con los comercios abiertos y sus pobladores paseando en parques y sitios de recreo.

"Lo único que queremos es que la situación se normalice lo antes posible", dijo Ernestina Núñez, dependienta de una casa de venta de artesanías.

En tanto la presión internacional crecía sobre el gobierno de facto con llamados a restablecer de inmediato el orden constitucional y con el congelamiento de fondos de ayuda de parte de organismos multilaterales de crédito.

"La suspensión de la ayuda internacional es gravísima, porque cerca de una tercera parte del Presupuesto Nacional -unos 1.500 millones de dólares- dependen de la ayuda bilateral y multilateral", dijo a la AFP el economista Nelson Avila, un ex asesor del presidente Zelaya.

En tanto el economista Martín Barahona, ex presidente del Colegio de Economistas de Honduras, advirtió que el país sólo "tiene capacidad de sostenerse de forma autónoma por cuatro a cinco meses" más.

"En las actuales condiciones que un gobierno pueda resistir por más de seis meses es imposible", coincidió Wilfredo Girón, profesor de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, en declaraciones a la AFP.

Por su parte, el papa Benedicto XVI en la oración dominical del Angelus dijo que sigue con "viva preocupación" la situación hondureña e invitó al pueblo y a los dirigentes políticos a buscar un camino "al diálogo y la reconciliación".


Otras noticias

Contenido patrocinado