Buscar

Sao Paulo acoge el arte bruto de Dubuffet por primera vez en América Latina

AFP
16/07/2009 - 20:08

El arte bruto de Jean Dubuffet (1901-1985), uno de los artistas franceses más importantes de la segunda mitad del siglo XX, llega por primera vez a América Latina con una muestra de 84 trabajos que recorren su incesante búsqueda por romper con las premisas artísticas.

El Instituto Tomi Ohtake de Sao Paulo presenta desde este jueves hasta el 7 de setiembre piezas de la Fundación Dubuffet de París que datan de 1924 a 1982, en el marco de las actividades culturales que celebran el año de Francia en Brasil.

La muestra refleja la continua experimentación llevada a cabo por el ex comerciante de vinos a lo largo de su carrera artística, a la que efectivamente dio comienzo a sus 40 años.

La obra de Dubuffet es "un anuncio de lo que después sería el arte contemporáneo", señaló a la AFP Ricardo Ohtake, director del Instituto, quien destacó que la multiplicidad de materiales utilizados es lo que evidencia la evolución del artista: "El material tiene que ver con la época".

En sus inicios abstractos el artista francés trabajó con un abanico amplio de texturas; luego apeló más a la gráfica y a trazos más nítidos de colores rojo, negro, azul y blanco; después tuvo una fase de collage; y finalmente retornó al segundo período aunque con una postura más libre, explicó Ohtake.

No obstante, antes de comenzar su trabajo artístico de forma oficial, Dubuffet realizó sus primeras experiencias durante un período autodefinido como "Prehistoria", en el que efectuó retratos con guache, máscaras y marionetas de papel maché, representando a quien sería luego su esposa.

Presentada cronológicamente, la exposición luego muestra la época de ruptura del artista francés. A partir de 1942, Dubuffet se aboca a quebrar con las premisas estéticas imperantes y con las nociones convencionales de belleza.

Las manifestaciones espontáneas comienzan a dictar las creaciones de su "Art Brut", corriente de la que es uno de los principales representantes y a la que definió en octubre 1949 como "obras ejecutadas por las personas indemnes de cultura artística".

Con este estilo, los artistas eligen los temas y materiales "de su propio acervo y no estarcidos del arte clásico o del arte de moda. Asistimos a la operación artística pura, bruta, reinventada en su totalidad en todas sus fases por su autor, a partir sólo de sus propios impulsos", señaló Dubuffet entonces.

En efecto, Dubuffet experimentó con una amplia gama de materiales, desde litografía, óleo sobre tela en obras como "Cerises au fumeur" de 1924, plástico ("Texte aux postulées", 1960), acrílico sobre papel montado sobre tela ("Situation transitoire", 1978), hasta esculturas de epoxi pintadas sobre poliuretano ("Le Deviseur II", 1969).

De hecho, su trabajo con esculturas le permitió experimentar el espacio de la arquitectura, siendo su punto culminante "Coucou Bazar" (1971), una suerte de cuadro animado perteneciente al período conocido como "Hourloupe" que plantea una escenografía con personajes que pueden entrar y salir de la obra.

Se trata de la creación más destacada en la muestra del Instituto Tomi Ohtake, al presentarse en un amplio cuarto oscuro y con la compañía de tres pantallas que van mostrando distintos ángulos de la obra.

A Brasil sólo llegaron nueve piezas de las 200 que componen este trabajo que fue presentado en tres ocasiones: en 1973 en el Museo Guggenheim de Nueva York y luego en el Grand Palais de París; y finalmente en 1978 en el Palazzo della Promotrice delle Belle Arti de Turín, Italia.

"Es la primera vez de Dubuffet en América Latina, lo que es muy importante. Es una retrospectiva que muestra bien la evolución de su obra", destacó por su parte el presidente de la Fundación Dubuffet, François Gibault.

arc/mr/aic

Contenido patrocinado

Otras noticias