Buscar

Berlín revive el mito de Jesse Owens con la visita de su nieta

AFP
22/08/2009 - 20:42

La nieta del mítico Jesse Owens, el hombre que se consagró en la historia del atletismo con sus cuatro oros en los Juegos Olímpicos de Berlín-1936, reavivó el recuerdo de su abuelo con su presencia el sábado en el mismo escenario, en la penúltima jornada del Mundial-2009.

Ante la mirada reprobadora de Adolf Hitler, que llegó a abandonar el palco de autoridades, el atleta negro asestó un duro golpe a las teorías nazis sobre la superioridad aria y se consagró como un gran campeón, precisamente en un memorable pulso con un representante local, Luz Long.

Su figura aparece desde entonces con letras doradas no sólo en los anales del deporte, sino en los de la lucha por los derechos civiles y en contra de la segregación racial.

Su nieta, elegida para entregar las medallas del salto de longitud el sábado, repasó la importancia de la figura de su abuelo y cómo el alemán llegó a ayudarle en aquella competición, dando pie a una sincera amistad que duró años y se extendió a ambas familias.

Marlene Dortch, nieta de Owens, hizo una comparación en Berlín con otro referente contra el racismo, Rosa Parks, la mujer que inspiró un movimiento de protesta contra las leyes discriminatorias al negarse a ceder el sitio en un autobús.

"Me gustaría hacer una comparación con Rosa Parks, que no se sentó en un autobús como protesta contra las leyes de discriminación racial, sino porque estaba cansada", explicó la descendiente del mito.

"Creo que pasó lo mismo con Jesse Owens y Luz Long, puede que no tuvieran intención de comunicar nada. Sin embargo, fueron muy valientes al hablar uno con el otro y Luz Long lo fue al ayudarle. Puede que no estuviera planeado, pero no se puede negar que es inspirador", añadió.

Junto a ella estuvo en esta emotiva jornada para el recuerdo un hijo, Kai, y una nieta de Long.

Kai no pudo hablar con su padre del histórico encuentro con Jesse, ya que nació en 1941 y su padre falleció en 1943 en Sicilia, en los años de la contienda bélica que asolaba Europa y el mundo.

En los años posteriores, hubo rumores sobre que vivía posiblemente y eso atormentó a la familia. "Se rumoreó que le habían encontrado y luego se dijo que no. Que no estaba muerto y luego que lo estaba. Hubo otras versiones sobre que estaba en Estados Unidos o que había sido visto en Inglaterra", repasó.

"Imaginad las esperanzas de mi madre, creciendo y cayendo de nuevo", añadió.

Lo cierto es que, más allá del drama familiar, el recuerdo de Long y su amistad con Owens está presente y muy presente.

La estadounidense Allyson Felix se acordó de él nada más ganar el viernes la final de 200 metros, recordando que en ese mismo estadio el atleta de Alabama había hecho historia.

"Es realmente especial ganar un tercer título mundial. Quería hacerlo en este estadio, representando a mi país y haciendo sentirse orgulloso a Jesse Owens", declaró Felix.

El Mundial de atletismo de Berlín, 73 años después de los Juegos de 1936, tiene como epicentro el Olympiastadion de la capital alemana, el mismo recinto al oeste de la ciudad que sirvió de testigo al histórico momento.

pi/dr/psr

Contenido patrocinado

Otras noticias