Buscar

Phillips toma reinado de Saladino que fue último

AFP
22/08/2009 - 21:23

El estadounidense Dwight Phillips recuperó este sábado en Berlín su trono mundial del salto de longitud, con un salto de 8,54 metros, con lo que sucedió en el palmarés al panameño Irving Saladino, que decepcionó al firmar tres nulos y quedar eliminado sin puntuar.

El pulso entre ambos era uno de los más esperados del Mundial y muchos lo habían comparado con el que mantuvieron en los Juegos Olímpicos de 1936 el estadounidense Jesse Owens y el alemán Luz Long, pero la mala actuación de Saladino frustró la ansiada pugna por el oro.

Por detrás de Phillips, que tiene la mejor marca anual (8,74 metros) quedaron el sudafricano Godfrey Mokoena (8,47 m) y el australiano Mitchell Watt (8,37 m).

"Sienta muy bien poder decir que soy un tricampeón mundial", comentó el ganador, recordando sus anteriores triunfos en París-2003 y Helsinki-2005.

"Después del año pasado, pensaba que ya había llegado al final. Así que consulté a mi familia y a mi entrenador, y aquí está el resultado. ¡He vuelto!", añadió.

Su alegría contrastó con la enorme decepción vivida por Saladino, que llegó a Berlín con el aval de su título mundial de 2007 y el olímpico de 2008, y que abandona la cita en la capital alemana con frustración.

"Nada salió bien. No sé si fue la ansiedad. Yo estoy en perfectas condiciones, yo sé que podía ser campeón mundial, pero hice tres faltas y no se puede hacer más nada", declaró poco después de su eliminación.

El campeón panameño de 26 años quiso lanzar un mensaje de optimismo a su país, diciendo a sus compatriotas que no está acabado.

"A Panamá le digo que no se entristezca, que no se desanime, que hay Saladino para rato. Estoy en perfectas condiciones, sé lo que tengo y ahora hay esperar lo próximo que viene. He sido campeón del mundo y olímpico. Panamá nunca ha tenido eso y estoy muy orgulloso", afirmó.

El canguro de Colón insistió en que se encuentra en plena forma y que su eliminación sólo se debe a la mala suerte.

Panamá, después de la sorpresiva medalla de plata en la prueba masculina de 200 metros, ganada por Alonso Edward, confiaba en lograr una segunda presea con Saladino.

La estrella centroamericana llegaba a Berlín tras una temporada en la que su mejor marca era de 8 metros y 63 centímetros, a diez centímetros de su mayor distancia personal, conseguida en Hengelo (Holanda) el 24 de mayo de 2008.

En los últimos años, Saladino se había acostumbrado a encadenar éxitos y en su palmarés, además de los oros del Mundial de Osaka-2007 y de los Juegos de Pekín-2008, figuran logros como el oro en los Juegos Panamericanos de Rio de Janeiro-2007 y el Campeonato Iberoamericano de Puerto Rico-2006, o la plata en el Mundial en sala de Moscú, también en 2006.

En la capital china se había colgado el oro con un salto de 8,34 metros, veintitrés centímetros menos de los conseguidos un año antes en Osaka.

Para recuperar su corona mundial, Saladino, de 26 años, tendrá que esperar por lo menos hasta 2011, en la cita prevista en Daegu (Corea del Sur).

afp/dr/psr


Contenido patrocinado

Otras noticias