Buscar

Londres y Edimburgo, bajo fuego por liberación de Megrahi

AFP
22/08/2009 - 23:15

Edimburgo rechazó las críticas que el FBI lanzó el sábado tras la liberación por Escocia de Abdelbaset al Megrahi, condenado por el atentado de Lockerbie, mientras Londres era presionado para aclarar su papel.

En una carta al responsable de Justicia de Escocia, Kenny MacAskill, publicada el sábado por la mañana, el director del FBI, Robert Mueller, denunció la decisión de liberar a Megrahi.

Pero el gobierno escocés respondió que, si las liberaciones por compasión son ajenas a Estados Unidos, en Escocia son un paso normal del sistema judicial.

Mientras tanto, el gobierno británico recibía presiones para aclarar su participación en el asunto, al tiempo que negaba las acusaciones libias de que los motivos comerciales estaban detrás de la liberación.

Mueller, que en 1991 era secretario adjunto del departamento de Justicia, encargado de la investigación de Megrahi, escribió que está "escandalizado por la decisión, defendida con desenvoltura bajo el pretexto de la compasión", en una carta fechada el viernes y divulgada en el sitio web de la policía federal estadounidense.

Pero un portavoz del gobierno escocés dijo que la liberación del único condenado por la explosión de un Boeing 747 de la compañía estadounidense Pan Am cuando volaba sobre Lockerbie, en Escocia, provocando la muerte de 270 personas en 1988, la mayoría estadounidenses, se hizo siguendo procedimientos normales.

Según él, el secretario de justicia llegó a sus conclusiones basándose en las leyes internas y en las recomendaciones de las autorides encargadas de la concesión de la la libertad condicional y del jefe de la prisión.

"La liberación por motivos humanitarios no forma parte de la justicia de Estados Unidos, pero sí de la de Escocia", dijo.

"MacAskill no podría haber consultado más. Habló con los familias estadounidenses (de los muertos), con el fiscal general, con la Secretaria de Estado (Hillary) Clinton y otros muchos", agregó.

"Megrahi fue devuelto a Libia para morir como un hombre condenado".

El gobierno autónomo de Escocia puede tomar decisiones independientemente de Londres en materia de justicia, pero no en materia de asuntos exteriores.

Mientras Megrahi aparecía el viernes en la televisión recibido por el líder libio, Muamar Kadafi, el hijo de este último, Seif Al Islam afirmaba que la controvertida liberación por Escocia de Abdelbaset al Megrahi, condenado por el atentado de Lockerbie, formaba parte de acuerdos comerciales concluidos con Gran Bretaña.

Pero el ministro británico de Comercio, Peter Mandelson, se apresuró a desmentirlo y dijo que se había reunido este año en dos oportunidades con el hijo de Kadhafi, Seif al Ilsam, y que se habían referido al caso de Megrahi, cosa que hizo levantar los rumores.

"Todos obtuvieron la misma respuesta de mi parte, así como la habrían tenido de cualquier otro miembro del gobierno: el asunto de la liberación del prisionero le competía por completo al ministerio de Justicia de Escocia".

Los partidos británicos de oposición dijeron que el gobierno de Gordon Brown tiene muchas preguntas serie que responder sobre el asunto de si la decisión de liberar al único condenado por el atentado es correcta o no.

rjm-gj/jm

Contenido patrocinado

Otras noticias