Buscar

Blackwater, mercenarios en aguas turbias en Irak

AFP
1/01/2010 - 20:38

Blackwater cambió de nombre y abandonó Irak, pero esta empresa estadounidense de seguridad no logra hacer olvidar los episodios que nutrieron las crónicas de Bagdad cuando sus agentes se convirtieron en una suerte de ejército privado al lado de los soldados.

El nombre Blackwater ("agua negra" en inglés), fundada en 1997 por un ex miembro de las fuerzas especiales de la Marina estadounidense, proviene del estanque opaco de Carolina del Norte (sureste de EEUU) cerca del cual se forman cada año decenas de miles de agentes de seguridad.

La empresa, cinco de cuyos empleados fueron sobreseidos el miércoles por la justicia norteamericana de la acusación de haber asesinado a 14 civiles en Bagdad en setiembre de 2007, fue rebautizada "Xe Services" a principios de 2009.

En un comunicado se congratula del fallo judicial. "Desde el principio, Xe estuvo detrás de los cientos de valientes que asumieron riesgos para proteger a diplomáticos estadounidenses en Bagdad y otras zonas de combate en Irak", declara el presidente de la compañía, Joseph Yorio.

"Los empleados de Xe trabajaban por la construcción de un Irak libre, seguro y democrático en beneficio del pueblo iraquí", agregó.

Las autoridades iraquíes, que la acusaban de actuar con total impunidad, terminaron revocando la licencia de Blackwater en Bagdad tras la masacre de 2007. La nueva administración estadounidense rompió el contrato que vinculaba a la empresa con el departamento de Estado poco después de su entrada en funciones en enero de 2009.

En mayo último Blackwater aseguró que había puesto fin a sus actividades en Irak.

Sin embargo, los rumores que rodean a las actividades de Blackwater no desaparecieron e indican que la empresa superó ampliamente su papel de proteger a los diplomáticos estadounidenses.

A mediados de diciembre, The New York Times informó que agentes de Blackwater participaron en operaciones secretas en Irak y Afganistán tendientes a detener o matar a rebeldes o trasladar detenidos, y de modo "casi diario" en Irak entre 2004 y 2006.

El mes pasado el mismo diario aseguró que Blackwater había autorizado la entrega de un millón de dólares a altos funcionarios iraquíes para que "callaran sus críticas" tras la muerte de los 14 civiles iraquíes en 2007.

En agosto el semanario alemán Der Spiegel informaba, por su parte, que la CIA había encargado a Blackwater trasladar clandestinamente a detenidos de Guantánamo a prisiones secretas en Pakistán, Afganistán y Uzbekistán, para interrogarlos allí.

En respuesta, el fundador de Blackwater, Erik Prince, afirmó a principios de diciembre que fue despedido por las autoridades estadoundienses tras haberles prestado servicios en la guerra contra el terrorismo.

"Puse mi empresa y a mí mismo a disposición de la CIA en misiones muy arriesgadas. Pero cuando les resultó políticamente oportuno, alguien me expulsó", dijo en una entrevista con Vanity Fair.

bar/sab/jb/ml


Otras noticias

Contenido patrocinado