Buscar

Ofensiva en Afganistán: gobierno quiere enviar "señal fuerte" a insurgentes

AFP
7/02/2010 - 13:57

Una amplia operación militar en preparación en el sur de Afganistán pretende mostrar a los insurgentes que el gobierno de Kabul extiende su control, afirmó el domingo el comandante en jefe de las fuerzas internacionales en este país, general Stanley McChrystal.

Miles de tropas afganas y soldados de la OTAN preparan la gran operación en la provincia de Helmand (sur), bastión de la insurgencia islamista.

Esta operación "enviará una fuerte señal de que el gobierno afgano extiende su control en materia de seguridad", declaró el general, que dirige a los 113.000 soldados de las fuerzas internacionales presentes en Afganistán.

Denominada "Operación Mushtarak" -- "juntos" en lenguaje local, ya que las tropas afganas se unen a las fuerzas internacionales -- , la misión se produce tras otras dos operaciones llevadas a cabo el año pasado en esta región, considerada como una de las más peligrosas de Afganistán.

Enfrente, los talibanes aseguran que han congregado a numerosos combatientes alrededor de la localidad de Marjah. "Tenemos la situación bajo control, y estamos dispuestos a combatir", afirmó Yusuf Ahmadi, portavoz de los talibanes, en conversación telefónica desde un lugar secreto.

Mientras se prepara la ofensiva, helicópteros de la OTAN lanzaron octavillas advirtiendo a los 80.000 habitantes del valle de la inminencia de un ataque.

"Los talibanes son ahí numerosos. Son violentos con nosotros, nos acusan de ser espías de las fuerzas extranjeras, y continuamente nos piden alimentos", asegura Habibulá, de 48 años, que huyó hace dos semanas con su familia hacia Lashkar Gah, la capital de la provincia.

Marjah se sitúa en una de las principales regiones productoras de opio, que es una de las principales fuentes de financiación para los talibanes.

"Los habitantes de Marjah, que viven bajo control de los talibanes, y con la presencia de traficantes de droga, no tienen muchas opciones", aseguró el general McChrystal.

"Queremos decirles que cuando el gobierno haya restablecido la seguridad, entonces sí tendrán opciones. Podrán elegir lo que quieren producir, vender su producción en los mercados, no tendrán que vérselas solamente con narcotraficantes que los obligan a cultivar" opio, añadió.

El general indicó que en el marco del programa de reconciliación propuesto por el presidente afgano Hamid Karzai, con una política de mano abierta a los insurgentes arrepentidos, la operación que se prepara no es solamente militar.

Será "una operación a la vez militar y civil, ya que lo que va a cambiar no es solamente el nivel de seguridad, sino también la gobernabilidad" de la región, dijo McChrystal, quien precisó que se trata de "una operación dirigida por Afganistán".

Como el general McChrystal, Mark Sedwill, nuevo representante civil de la OTAN en Afganistán, opinó que la situación sigue siendo "grave" en este país, pero ha dejado de deteriorarse.

"Ambos confiamos en que a fines de 2010 estaremos en una situación mucho mejor que la de ahora", declaró Sedwill, antiguo embajador de Gran Bretaña en Afganistán.

lod/ebe/me.mc


Contenido patrocinado

Otras noticias