Buscar

El gobierno estatal se traslada a Ciudad Juárez por la ola de violencia

AFP
7/02/2010 - 14:46

Gobierno, legisladores y jueces del estado mexicano de Chihuahua (norte) se trasladarán el lunes de forma indefinida a la fronteriza Ciudad Juárez para atender de cerca la ola de violencia que padece y que el sábado dejó siete muertos, dijo el gobernador estatal, José Reyes Baeza.

La decisión llega seis días después del asesinato de 15 personas, la mayoría estudiantes, por un comando armado presuntamente al servicio del narcotráfico en un crimen que ha desatado la indignación de familiares y población de Ciudad Juárez (1,3 millones de habitantes) contra las autoridades locales y federales.

El traslado de los funcionarios desde la ciudad de Chihuahua, capital estatal, a Ciudad Juárez (350 kilómtros al norte) "tendrá como objetivo evaluar y supervisar aspectos relacionados principalmente con la seguridad, aunque no se descartan otras acciones", dijo en rueda de prensa el gobernador y miembro del PRI (Partido Revolucionario Institucional).

Reyes Baeza también reclamó al presidente mexicano, Felipe Calderón, del PAN (Partido de Acción Nacional), un primer apoyo en recursos por 3.000 millones de pesos (230 millones de dólares) y también que acuda a la entidad a solidarizarse con los habitantes de la ciudad más violenta del país.

El estado de Chihuahua renovará su gobernatura y alcaldías en las elecciones del próximo 4 de julio.

El clima de violencia que padece Ciudad Juárez, vecina de El Paso (Estados Unidos), dejó el sábado cinco hombres asesinados, cinco de ellos cuando iban a bordo de un vehículo al que desconocidos "dispararon en más de 80 ocasiones", informó a la AFP un portavoz de la policía municipal que pidió mantener el anonimato.

En los últimos años, Ciudad Juárez ha sido el epicentro de la pugna entre los cárteles narcotraficantes mexicanos y escenario de unos 2.660 homicidios en 2009 y unos 250 en enero pese a la presencia de unos 6.000 soldados.

El presidente Calderón lanzó a su llegada al cargo, en diciembre de 2006, un despliegue militar que hoy cuenta con casi 50.000 elementos para enfrentarse a los cárteles, a los que responsabiliza de más de 15.000 homicidios desde entonces, la mayoría en la frontera norte.

Contenido patrocinado

Otras noticias