Buscar

Eddie Egan y su baño de oro en Juegos Olímpicos de invierno y verano

AFP
7/02/2010 - 16:01
Cotizaciones relacionadas
Oro 1.184,68 +0,02%

Ganar una medalla en unos Juegos Olímpicos es una hazaña, pero conquistarla tanto en los de Invierno como en los de Verano es una proeza que sólo cuatro deportistas han podido lograr, siendo Eddie Egan el único que se ha bañado en oro en ambas citas.

El estadounidense Edward 'Eddie' Patrick Francis Eagan fue el primer deportista en ganar medallas en los Olímpicos de Verano e Invierno, y hasta la fecha el único que ha conquistado dos preseas de Oro (LONDOR.373) la primera en el boxeo de Amberes-1920 y la segunda en el bobsleigh de Lake Placid-1932.

Nacido el 26 de abril de 1897 en un vecindario pobre de Denver, sus dotes deportivas le abrieron las puertas de la Universidad de Harvard, donde combinó el boxeo y los deportes de invierno con sus estudios para abogado.

Tras ganar una eliminatoria nacional de boxeo obtuvo el derecho a representar a Estados Unidos en los Juegos de Amberes-1920 (Bélgica), donde ganó la medalla de oro de los semipesados al vencer por puntos al noruego Sverre Sorsdal.

Al terminar los Olímpicos le ofrecieron una beca para estudiar en la prestigiosa universidad inglesa de Oxford, y se coronó campeón británico de los pesos pesados.

En esa categoría asistió a los Juegos Olímpicos de París-1924, donde perdió en su primera salida por decisión ante el policía inglés Arthur Clifton.

Eagan retornó a la arena olímpica ocho años después, esta vez como miembro del equipo de bobsleigh de Estados Unidos que se llevó la victoria en la cita de Lake Placid-1932.

Al terminar su carrera deportiva pasó a ejercer como abogado, hasta que se incorporó al ejército para servir en la II Guerra Mundial, de donde salió con el grado de coronel. Falleció a los 70 años en Rye, estado de Nueva York.

Otro doble medallista olímpico fue el noruego Jacob Tullin 'Tulla' Thams, el primer campeón en la historia del esquí de salto, cuando la disciplina debutó en Chamonix-1924, y medallista de plata en el yatismo de los Juegos de verano de 1936 en el Berlín nazi de Adolf Hitler.

La técnica que Thams utilizó para imponerse en Berlín fue bautizada con el nombre de Kongsberg, por la localidad noruega donde entrenaba, y permitió a los saltadores pasar de un brinco de 45 metros a otros de más de 100. Estuvo vigente hasta la aparición de los estilos Daescher y Windisch, en la década de 1950.

La alemana Christa Luding-Rothenburger fue otra superdotada, con dos medallas de oro, una de plata y otra de bronce en el patinaje de velocidad de los Juegos invernales, y plata en ciclismo, en la prueba de persecución de la cita veraniega de Seúl-1988.

Luding-Rothenburger ganó los títulos de patinaje en los 500m (Sarajevo-1984) y 1.000m (Calgary-1988), plata en 500m (Calgary-1988) y bronce en esa distancia en Albertville-1992.

Por más de 10 años fue una de las atletas más dominantes del mundo, con seis medallas de oro en campeonatos y copas mundiales, incluyendo ocho récords del mundo, y varios títulos en torneos universales de ciclismo.

En 1980 su entrenador Ernst Luding (con el que se casó después de Seúl-1988), la convenció que practicara el ciclismo en el verano para mantenerse en forma, y le tomó tanto el tranco que llegó a ser una de las dos mujeres que ganaron títulos mundiales en patinaje y ciclismo en un mismo año (1986).

A través de su carrera implantó ocho récords del mundo en patinaje.

La canadiense Clara Hughes obtuvo dos medallas de bronce en el ciclismo, en ruta y la contrarreloj individual de los Juegos de Atlanta-1996, y bronce en el patinaje de velocidad de los 5.000 m.

Hughes, medallista de plata en el Mundial de ciclismo de 1995, ganó ocho medallas de oro en los Juegos Panamericanos de 1991, 1995, 1999 y 2003, y compitió en cuatro Tours de Francia femeninos.

psl/ma


Contenido patrocinado

Otras noticias