Buscar

Ex guerrillero que mató a un jefe de las FARC quiere ser senador en Colombia

AFP
7/02/2010 - 17:40

El ex guerrillero colombiano Pablo Montoya, quien en 2008 mató a un jefe de las FARC y le cercenó la mano para cobrar una recompensa ofrecida por el gobierno, quiere presentarse como candidato a senador en los comicios del 14 de marzo próximo, señaló la prensa este domingo.

Montoya, de 49 años y conocido como 'Rojas', dijo desde su celda en Bogotá que tiene el "aval del partido Apertura Liberal" para lanzarse "como candidato al Senado en representación de los desmovilizados de todo el país para que se les cumpla con lo prometido por parte del Estado", según el diario El Tiempo.

'Rojas', recluido en la cárcel capitalina de La Picota a la espera de que la justicia resuelva su caso de guerrillero arrepentido y acusado de terrorismo, homicidio y otros delitos, consultó hace poco al Consejo Electoral si puede inscribirse como candidato, para lo que tendría plazo legal hasta el 26 de febrero.

La Constitución colombiana establece que nadie que haya sido condenado por la justicia puede aspirar a ser legislador, aunque Montoya alega que esa no es su situación porque el tribunal que conoce su caso aún no ha emitido sentencia.

Montoya quiere formar parte de una lista de candidatos encabezada por Cristian Murcia, hermano del empresario David Murcia, el cerebro de una pirámide captadora ilegal de fondos que fue extraditado el pasado 5 de enero a Estados Unidos bajo cargos de lavado de dinero y otros delitos.

David Murcia fue quien le "contagió el virus de la política" a 'Rojas' durante el año que compartieron celdas contiguas en La Picota, según El Tiempo.

'Rojas', quien sólo cursó segundo grado de primaria, quiere ser legislador porque, según él, "el gobierno le incumplió con lo que le ofreció tras su entrega y porque quiere luchar para que esta situación no se repita con otros desmovilizados", señaló el diario.

Montoya ganó notoriedad en marzo de 2008 cuando se presentó en un batallón del Ejército con la mano cercenada de Iván Ríos, uno de los jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a quien había matado el día anterior en un campamento guerrillero en la selva, para cobrar una millonaria recompensa ofrecida por el gobierno del presidente Álvaro Uribe.

crv/tm


Otras noticias

Contenido patrocinado