Buscar

Irán detiene al jefe rebelde sunita de Jundalá, tras años de persecución

AFP
23/02/2010 - 18:47

Irán logró detener el martes, en una espectacular operación y tras años de persecución, al jefe del movimiento rebelde sunita Jundalá, acusado de haber organizado numerosos sangrientos atentados en el país con el apoyo de Pakistán y de Estados Unidos.

Estados Unidos, acusado de nuevo por responsables iraníes, negó cualquier relación con este movimiento armado extremista, y afirmó que las acusaciones iraníes eran "totalmente falsas".

Abdolmalek Righi, el hombre más buscado por Irán, fue detenido tras la interceptación durante la mañana por parte de las autoridades iraníes de un avión que le trasladaba de Dubái a Kirghistán, indicó el ministro de Información, Heydar Moslehi, en una conferencia de prensa en Teherán.

"Sobre las aguas del Golfo, su avión recibió la orden de aterrizar (en Irán) y Righi fue detenido tras un registro del aparato", señaló por su parte el diputado Mohamad Dehghan, citado por la agencia IRNA.

En Bichkek, un portavoz del aeropuerto internacional de Manas confirmó que un vuelo Dubái-Bichkek realizó un aterrizaje forzoso en Irán.

"Cuando estaba sobrevolando Irán, un avión procedente de Dubái y con destino Bichkek, con 119 pasajeros a bordo, fue obligado por unos bombarderos militares a realizar un aterrizaje de emergencia. Algunos de los pasajeros extranjeros tuvieron que salir del aparato y tras varias horas de retraso, el avión salió hacia Bichkek", dijo el portavoz, añadiendo que las "personas en cuestión son sospechosas de terrorismo".

Esta espectacular detención es el resultado de una "operación de cinco meses de los servicios secretos" llevada a cabo por Irán "sin la menor ayuda por parte de otros países", afirmó Moslehi.

El grupo Jundalá (Ejército de Dios) confirmó la detención de su dirigente, a la vez que añadió que había sido arrestado "con la ayuda de la CIA (estadounidense) y de los servicios secretos afganos y paquistaníes", según un mensaje colgado en el blog junbish.blogspot.com.

La autenticidad de este mensaje no se pudo confirmar de inmediato.

Teherán acusa a Jundalá de numerosos atentados sangrientos en los últimos años en el sureste del país, fronterizo con Pakistán y donde vive una población sunita muy importante, en un país de mayoría chiíta.

Se le ha atribuido así el atentado suicida que en octubre de 2009 mató a 42 personas, incluidos varios oficiales de los Guardianes de la Revolución, ejército ideológico del régimen, en la provincia de Sistan-Baluchistan.

Según Moslehi, Righi viajaba con una falsa identidad y con pasaporte afgano "entregado por Estados Unidos". Se encontraba en "una base estadounidense en Afganistán 24 horas antes de su detención", dijo.

Las acusaciones de Irán son "totalmente falsas", respondió un alto responsable estadounidense, que pidió el anonimato.

bur-lma/ev/tp/at/eg


Otras noticias

Contenido patrocinado