Buscar

El atentado de Jerusalén suscita inquietud y reprobación general

AFP
8/03/2008 - 12:24

El atentado del jueves en Israel, el más grave desde hace cuatro años en Jerusalén, suscitó una fuerte desaprobación en el mundo y una gran preocupación respecto a las discusiones de paz, ya muy frágiles, y al mutismo de los países árabes, junto a la satisfacción de los grupos anti-israelíes.

El Consejo de Seguridad de la ONU, reunido de urgencia, fracasó el jueves por la noche en acordar una condena al atentado debido a la oposición de Libia, que insistía en relacionarlo con las incursiones hebreas en Gaza, informaron los diplomáticos.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, "condenó en los términos más fuertes" un "atentado salvaje", que costó la vida a ocho adolescentes israelíes en una escuela talmúdica en Jerusalén Oeste y que fue reivindicado el viernes por un responsable de Hamas.

Ban dijo sentirse "profundamente preocupado por la amenaza potencial que representa la serie de actos violentos y terroristas para el proceso político".

De Washington llegaron, por un lado, las declaraciones de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que habló de un "acto de terror y de perversión", y por otro lado, la afirmación del presidente estadounidense, George W. Bush, insistiendo en que el país estará "firme al lado de Israel".

La Casa Blanca consideró el viernes "repugnantes" las celebraciones que se realizaron en la Franja de Gaza por el atentado del jueves en Jerusalén y criticó implícitamente la ausencia de reacciones por parte de los países árabes moderados.

El viernes, en el seno de la comunidad árabo-musulmana, sólo la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), a través de su secretario general, Ekmeleddin Ihsanoglu, condenó el ataque, recordando también el sufrimiento de los palestinos.

No es habitual que esta organización condene de manera tan rápida cualquier acción contra Israel, que agrupa a 57 países, entre ellos Irán.

Desde el jueves por la noche, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, condenó el atentado mortal. "Condenamos todos los atentados dirigidos contra civiles, sean palestinos o israelíes", afirmó en un comunicado emitido por su oficina.

Hamas, el movimiento islamista palestino que controla la Franja de Gaza, evocó un "acto heroico", "respuesta normal a los crímenes" y a las "muertes de civiles" cometidos por Israel, declaró el portavoz, Abu Zuhri.

Un alto responsable del grupo radical reivindicó el viernes el atentado suicida, que no había atentado desde agosto de 2004.

El jueves por la noche, el canal de televisión del Hezbolá libanés afirmó que un grupo desconocido hasta ahora, la 'Brigada de hombres libres de Galilea-Grupo del Mártir Imad Mughnieh y de los mártires de Gaza', había reivindicado el ataque.

Un portavoz del ministerio israelí de Asuntos Exteriores, Arie Mekel, estimó que el autor de la masacre, un palestino de Jerusalén Este, quiso "acabar con las posibilidades de paz".

"Es claramente un intento de atacar el corazón del proceso de paz", juzgó el primer ministro británico, Gordon Brown.

Por su parte el presidente francés, Nicolas Sarkozy, habló de un acto "cobarde y salvaje" y la canciller alemana, Angela Merkel, dijo sentirse "aterrada".

En un comunicado, la presidencia eslovena de la Unión Europea (UE) condenó este tipo de"actos de terror crueles e inaceptables".

La reprobación vino también de Rusia -"sin reserva"-, Canadá y Turquía.

Ankara llamó a israelíes y palestinos a continuar el diálogo, la "mejor respuesta a una provocación así", después de que un día antes del atentado Condoleezza Rice lograra arrancar la promesa del líder palestino Mahmud Abas de retomar las negociaciones de paz con Israel, suspendidas debido a la operación hebrea en la Franja de Gaza.

Como represalia por los disparos de cohetes palestinos lanzados desde Gaza, Israel lanzó el 27 de febrero una ofensiva en este territorio. En una semana, la operación ha costado la vida a cerca de 130 personas, algunos de ellos mujeres y niños.

Otras noticias

Contenido patrocinado