Buscar

Hu Jintao, reelegido presidente chino en plena crisis tibetana

AFP
15/03/2008 - 15:01

El jefe del Partido Comunista Chino, Hu Jintao, de 65 años, fue reelegido este sábado jefe de Estado por otros cinco años, pero su victoria triunfal se vio enturbiada por los tumultos en Tíbet.

Después de ser confirmado en octubre al frente del partido, Hu ha recibido el beneplácito del 99,7% de los delegados, es decir 2.956 de un total de 2.965 presentes en la Asamblea Nacional Popular (ANP, Parlamento) y reunidos desde el 5 de marzo en Pekín en sesión anual.

Hu Jintao mereció un largo aplauso de los delegados e inmediatamente estrechó la mano del primer ministro, Wen Jiabao, quien también será reelegido este domingo por la ANP para un nuevo mandato de cinco años. El jefe del Estado conserva también la presidencia de la Comisión militar central, una pura formalidad tras haber sido confirmado líder del partido, de la que depende esta institución.

Su probable sucesor a partir de 2012, Xi Jinping, de 54 años, prosiguió su camino hacia la cima de la política china y fue nombrado vicepresidente de la República por los parlamentarios. Xi, actualmente sexto en la jerarquía del Partido Comunista Chino, recabó un 98,5% de votos. Ex dirigente de provincias y ciudades ricas como Zhejiang (este) y Shanghai, Xi Jinping es hijo de un alto dignatario del PCC.

Cuando faltan cinco meses para que el país reciba los Juegos Olímpicos, un acontecimiento que llena de orgullo a Pekín, la reelección del presidente Hu Jintao se vio ensombrecida por la crisis tibetana. Al menos diez personas han muerto en los enfrentamientos registrados el viernes entre manifestantes tibetanos hostiles al dominio chino y fuerzas del orden en el centro histórico de Lhasa, según fuentes oficiales en Pekín.

No obstante, el gobierno tibetano exiliado en India afirma que los muertos podrían llegar a 100 aunque se trata de informaciones que no han podido confirmarse. Ironías del destino, en 1989, en las últimas manifestaciones de gran amplitud en Tíbet, Hu Jintao era el dirigente de este territorio del Himalaya dependiente de China.

Este sábado, uno de los parlamentarios más perseguidos por la prensa era el presidente de la región autónoma de Tíbet, Qiang Ba. Este responsable denunció "un complot de los partidarios del Dalai Lama", líder espiritual de los budistas tibetanos que está exiliado en India desde hace 49 años.

"Condenamos firmemente este tipo de métodos, estos saqueos, incendios y violencia. Está claro que se trata de un complot de los partidarios separatistas del Dalai Lama", declaró. "Hay un complot dentro y fuera del país. Esa gente se ayuda mutuamente", agregó.

Nuo Erde, otro delegado tibetano consideró inconcebible que Tíbet obtenga la independencia. "Nunca ocurrirá (...) China es una gran familia de minorías: tibetanos, han y otros. Somos todos iguales y no permitiremos nunca que haya una independencia o una semi-independencia", aseguró.

Contenido patrocinado

Otras noticias