Buscar

La Justicia turca estudia una demanda de prohibición del partido en el poder

AFP
17/03/2008 - 17:49

El Tribunal Constitucional turco inició este lunes el examen de una demanda de prohibición del partido en el poder por "actividades que atentan contra el laicismo", una iniciativa que corre el riesgo, según los analistas, de amenazar la estabilidad política y económica del país.

"El acta de acusación fue distribuida a nuestros miembros y estamos nombrando a un relator para que la estudie", declaró a la prensa el vicepresidente del Tribunal Constitucional Alifeyyaz Paksut, indicando que este estudio preliminar podría durar unos diez días.

Los 11 miembros del Tribunal Constitucional deben primero considerar si el acta de acusación presentada el viernes por el fiscal del Tribunal de Casación, Abdurrahman Yalçinkaya, es procedente y después examinar el fondo del asunto. El veredicto tardará varios meses en llegar.

"Tal vez el Tribunal constitucional evitará que Turquía sufra una vergüenza terrible y rechazará el caso", comentó este lunes el vicepresidente del AKP, Dengir Mir Mehmet Firat, mientras que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, mantenía una reunión a puerta cerrada con los juristas.

La Unión Europea (UE), con la cual Turquía inició negociaciones de adhesión, instó este fin de semana a la justicia turca a "no inmiscuirse" en la política y Alemania animó al tribunal a declarar inválida esta demanda, ya que podría dar un golpe fatal a las ambiciones europeas de Ankara.

Yalçinkaya acusó en un texto de 162 páginas al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), surgido de los movimientos islámicos, de haberse convertido en un "nido de actividades que atacan el laicismo", de querer convertir a Turquía en Estado islámico y de destruir el sistema democrático.

Además de la prohibición del partido, el fiscal reclama que 71 de sus miembros, entre ellos Erdogan y el presidente, Abdulá Gul, no ejerzan ninguna actividad política durante cinco años.

Esta acción del fiscal es el último episodio de una lucha sin tregua entre la AKP, que se define hoy en día como un movimiento "demócrata conservador" sin vínculos con el islam político, y los medios prolaicos, muy presentes en el ejército, la justicia y algunas administraciones.

El AKP, que llegó por primera vez al poder en 2002, ganó con un 47% de los votos las elecciones legislativas de julio de 2007, pero no supo disipar las dudas de los ámbitos prolaicos en este país de mayoría musulmana.

La polémica se relanzó el mes pasado con la adopción, por parte del Parlamento, de una reforma que autorizaba el uso del velo islámico en las universidades.

Numerosos analistas creen que esta denuncia es una muestra de la resistencia de una élite urbana laica frente al aumento de la presencia de una clase media conservadora y representada por el AKP. "El sistema resiste a los cambios. La polarización entre justicia y gobierno es una crisis política mayor", declaró la politóloga Nuray Mert.

La bolsa de Estambul, que también sufre la coyuntura negativa mundial, caía un 7,5% a media tarde mientras que la libra turca perdía un 3,6% de su valor frente al dólar. "Los inversores se preguntan qué va a pasar con la estabilidad si el AKP es prohibido", explicó el economista Ozgur Altug.

Contenido patrocinado

Otras noticias


El flash: toda la última hora