Buscar

Candidato opositor pro-China gana las elecciones presidenciales en Taiwán

AFP
22/03/2008 - 12:48

El candidato de la oposición taiwanesa Ma Ying-jeou, partidario de un acercamiento a China, ganó por amplio margen este sábado las elecciones presidenciales frente a su rival proindependentista, según los resultados oficiales parciales citados por la prensa.

Unas vez escrutado más del 90% de las papeletas, el candidato del partido Kuomintang (KMT), que partía como favorito, contaba con 17 puntos de ventaja sobre su adversario del Partido Democrático Progresista (DPP, en el poder) Frank Hsieh.

El presidente honorífico del KMT y el propio Ma clamaron la victoria de su partido, que vuelve a tomar las riendas tras ocho años en la sombra.

Miles de seguidores del Kuomintang (KMT) festejaban ya el triunfo en Taipei y otras ciudades de la Isla, donde el 80% de los 17,3 millones de votantes acudieron a las urnas.

Un ex diputado del DPP reconoció el alcance de la derrota. "Muchos de los bastiones tradicionales del DPP se inclinaron por el KMT", admitió.

"Esto significa que la población ya no confía en el DPP, rechazaron nuestra gestión después de ocho años y nos dieron un voto de desconfianza", agregó.

El KMT ya había ganado las elecciones legislativas de enero que le valieron una mayoría de escaños en el Parlamento en detrimento del DPP, debilitado por escándalos de corrupción.

El presidente saliente Chen Shui-bian permaneció en el poder ocho años, durante los cuales aplicó una política de desconfianza y provocación sistemática frente a China que no agradó a Estados Unidos.

La campaña se centró en las relaciones con China, que considera la isla como un territorio que espera reunificar pese a sus casi 60 años de independencia de hecho.

A lo largo de la campaña, el ex alcalde de Taipei, Ma Ying-jeou, defendió un "acuerdo de paz" con China y el establecimiento de vínculos económicos, aunque eludió entrar en el asunto espinoso de la reunificación.

Pekín insta a la Isla a volver al seno de la "madre patria" y amenaza con una intervención militar en el caso de que declare formalmente su independencia.

Ma envió el sábado una nueva señal de apaciguamiento. "Queremos normalizar las relaciones comerciales con China como hemos hecho con otros países", dijo.

"Entableceré un diálogo con China sobre numerosos temas pero garantizaré las identidad de Taiwán y su seguridad", agregó.

Su rival Frank Hsieh lo acusa de seguirle el juego a China a costa de la soberanía nacional.

En el ámbito económico, principal preocupación de los taiwaneses, Ma promete combatir el desempleo e instaurar reformas.

Al mismo tiempo que las presidenciales se celebraban este sábado dos referéndums: uno, a iniciativa del DPP, sobre una hipotética adhesión a la ONU con el nombre de Taiwán, y un segundo, propuesto por el KMT, sobre la conveniencia o no de que el país se adhiera a Naciones Unidas y, en caso afirmativo, bajo qué denominación.

Estas consultas se saldaron con un fracaso debido a una tasa de participación inferior a la requerida para que tuvieran validez (como mínimo del 50%), según la Comisión Electoral.

Parte de la comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, desaprobaron estas iniciativas por considerar que exacerbaban las tensiones en el Estrecho de Taiwán.

La República de China, nombre oficial de Taiwán, perdió en 1971 su puesto en la ONU en beneficio de la República Popular de China.

bur-fp/fka/erl/eg

Contenido patrocinado

Otras noticias