Buscar

Crónica Ghana.- La falta de agua en la capital ya es uno de los puntos clave de las elecciones de diciembre

30/03/2008 - 15:28

Casi 100.000 personas mueren al año en el país africano por la insalubridad de los pozos, muchos de ellos excavados a mano

NUEVA YORK, 30 (EUROPA PRESS)

Las elecciones generales en Ghana no tendrán lugar hasta el próximo mes de diciembre, pero de momento los candidatos ya tienen un tema en el que centrarse: el rápido colapso experimentado en la capital, Accra, en la que 84.000 ghaneses mueren cada año por enfermedades relacionadas con la escasa calidad del agua, un problema que la privatización de los servicios de suministro no ha conseguido satisfacer

"Todos los candidatos presidenciales de los diferentes partidos políticos han convertido el agua en una parte principal de su mensaje", explicó el analista político de la universidad de Ghana, Ransford Gyampo a la agencia de información de Naciones Unidas, IRIN. "El destino del Gobierno actual depende de una resolución efectiva y temprana sobre la crisis del agua", añadió.

De momento, ha sido cortado el suministro de agua en varias zonas de la capital, mientras que la Compañía de Agua de Ghana ha reconocido que ya no es capaz de suministrar ni siquiera la mitad de los 681 millones de litros que los ciudadanos de la capital necesitan cada día.

Además, la compañía estatal ha estimado que sería necesaria una inversión de más de 2.000 millones de dólares para resolver el problema de suministro en Accra.

La oposición, por su parte, ha denunciado que el Gobierno actual no ha realizado un esfuerzo serio para recaudar semejante cantidad, y ha hecho notar ciertas prácticas de despilfarro por parte del Ejecutivo, en referencia los dos aviones que el Gobierno ghanés pretende poner a disposición del presidente, John Agyekum Kufuor, y que costarían, en total, 105 millones de dólares.

"Los millones de dólares que (el Gobierno) pretende gastarse para comprar los dos aviones podrían devolver el agua potable a, al menos, un distrito entero de la capital", señaló el portavoz del principal partido de la oposición, el Congreso Nacional Democrático, Korky Ayidoho.

Este tipo de declaraciones han calado hondo entre algunos votantes, como John Asamoah. "En ni vecindario no he tenido agua desde hace dos semanas", declaró Asamoah mientras guardaba cola para conseguir su ración diaria de agua. "Llevo aquí de pie tres horas. Y estoy harto. ¡El Gobierno debe actuar ahora!", protestó.

ENORME POTENCIAL

Pero el problema es que Accra podría conseguir un suministro abundante de agua del cercano lago Volta, el cuerpo de agua más grande jamás creado por el hombre. No obstante, muchas de las tuberías que conducen el agua a la capital se encuentran rotas o partidas. IRIN denuncia que el Gobierno ha hecho bien poco para repararlas y, como consecuencia, muchos residentes se ven obligados a recurrir a ríos o estanques contaminados; o bien a pozos excavados a mano donde el agua se encuentra en pésimas condiciones de salubridad.

El Gobierno reconoce el problema, que considera se debe a tres factores: "la infraestructura deteriorada, la falta de inversión y los desperdicios", declaró el ministro de Recursos Acuíferos, Boniface Abukabar Saddique. Para acumular el capital necesario, su cartera cedió el control del suministro de agua a la compañía privada Aqua Vitens Rand.

Y a pesar de la oposición ejercida por la Coalición contra la Privatización de Agua, el plan terminó cuajando en la población. Tras el acuerdo, la compañía privada se haría con un porcentaje de los beneficios obtenidos por la propiedad de los recursos, mientras el Gobierno obtenía los fondos necesarios para rehabilitar y expandir el sistema de distribución.

Dos años más tarde, no obstante, menos residentes de la capital tienen acceso al agua que durante la época de gestión pública, y la compañía ha hecho, en palabras de IRIN, un mal trabajo a la hora de recuperar los costes.

El portavoz de Vitens, Kwaku Salyi Addo, explicó que nadie está pagando la mitad del agua que se beben los ghaneses "principalmente por las conexiones ilegales" y porque "carecemos de medidores en los domicilios para facturar a los consumidores".

Y a pesar de que el precio del agua ha aumentado un 25 por ciento, y que los beneficios han crecido en un 20 por ciento, la compañía reconoce que "no se suele tener en cuenta el agua procesada" y es "incapaz de conseguir los beneficios para que el Gobierno pueda reinvertirlos", según su portavoz.

NO HAY POLÍTICA

Dado que la privatización no es una solución, lo que sorprende a IRIN es el hecho de que ni el Gobierno ni la oposición ofrecen alternativas claras. "Reconocemos que la cuestión del agua no nos ha llamado la atención, y por eso la crisis en Accra es tan importante", explicó Ayidoho, que anticipó que su grupo tiene la intención de "explicar sus alternativas sobre la cuestión" en el momento en el que presenten su programa electoral.

Por su parte, el representante del Centro Integrado de Desarrollo Social (ISODEC, por sus siglas en inglés), Steve Manteaw, lamentó que los "tristes políticos" de Ghana "escupen constantemente su retórica sobre el agua potable contra el ciudadano, sin ofrecer jamás una alternativa concreta". No obstante, Manteaw espera que el actual problema sirva para llamar la atención a los líderes del país.

"Es hora de que los medios de comunicación y la sociedad civil vayan más allá de las declaraciones que realizan en sus respectivas políticas, y exploren maneras de encontrar una solución no condicionadas políticamente", concluyó.

Las únicas medidas adoptadas por el Gobierno hasta el momento consisten en la excavación de 13 pozos en las zonas más afectadas, y que se prevé comiencen a bombear agua en algún momento del mes de abril.

Otras noticias

Contenido patrocinado