Buscar

Conflicto colombo-ecuatoriano entrará en nueva fase con amenazas de Quito

AFP
30/03/2008 - 17:38

El conflicto entre Quito y Bogotá por la violación de la soberanía ecuatoriana entrará en una nueva fase este lunes, cuando Ecuador -que amenazó con retirar a sus soldados que controlan la frontera- responderá de manera contundente a los "atropellos" de Colombia.

Un mes después de la grave crisis, que mantiene rotas las relaciones, el presidente Rafael Correa endureció su posición frente a Colombia por la muerte de un ecuatoriano en el ataque militar de ese país contra la guerrilla de las FARC en territorio nacional, en el cual también fueron abatidos cuatro universitarios mexicanos y el jefe rebelde Raúl Reyes.

Incluso la situación se hizo más compleja con la postura de Bogotá de "considerar legítima una incursión en un país extranjero para perseguir y atentar contra lo que ellos llaman terroristas", como declaró Correa al tildarla de "insolencia".

"El día lunes daremos una respuesta concreta a todos los abusos que hemos recibido de Colombia, no sólo con la incursión del 1 de marzo sino en los últimos años", dijo el mandatario el sábado en su programa semanal de radio, sin precisar la medida.

"Ya basta de ser agredidos", agregó Correa, enfatizando que replicará en forma "concreta, contundente y como siempre pacífica y apegada al derecho internacional" a "tanto atropello" de Colombia.

Según el jefe de Estado, la respuesta no será de guerra ni de violencia y anticipó la posibilidad de retirar las tropas ecuatorianas de la convulsa frontera común, cuyo control está a cargo de unos 11.000 uniformados.

"Si siguen molestando, saco los soldados de la frontera norte (con Colombia) y sólo dejamos medios electrónicos para combatir incursiones aéreas o de grupos organizados", advirtió Correa ante una multitud de simpatizantes e insistió en que Bogotá "tiene totalmente desprotegida su frontera sur".

En ese marco, el gobernante repitió una y otra vez que "el lunes tendrá Colombia el principio de la respuesta que merece" por sus "abusos" so pretexto de la lucha contrainsurgente dentro de una "guerra fratricida que nos ha costado sangre y millones de dólares".

La muerte del ecuatoriano Franklin Aisalla en el bombardeo contra las FARC, que dejó una veintena de muertos y tres heridas -entre ellas una mexicana-, caldeó el conflicto que Correa había dado por superado con el rechazo de la OEA, aunque sin condenar a Bogotá, por la violación de la soberanía nacional.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, había pedido perdón durante la cumbre del Grupo de Rio en Santo Domingo y se comprometió a evitar nuevas incursiones en sus vecinos dentro de la grave crisis diplomática, en la que intervinieron directamente Venezuela y Nicaragua a favor de Ecuador.

Correa expresó que "no podremos reanudar relaciones diplomáticas con un gobierno (colombiano) de esa naturaleza".

Empero, su canciller María Isabel Salvador manifestó el viernes que Quito está "deseoso y dispuesto" a reiniciar los nexos diplomáticos, aunque "es preocupante y molestoso ver la falta de coherencia y constancia de la posición colombiana respecto a Ecuador y de su real interés de restablecer relaciones".

SP/jb

Contenido patrocinado

Otras noticias