Buscar

Huelga del transporte en Bolivia contra el presidente Evo Morales

AFP
30/03/2008 - 19:45

El poderoso gremio del transporte iniciará el lunes una semana de huelgas en Bolivia contra las políticas económicas del presidente izquierdista Evo Morales, en una nueva arista del conflicto social y político que agobia a esta nación andina-amazónica.

La privada Cámara Boliviana de Transporte (CBT) anunció que desde el lunes efectuará una huelga con bloqueos escalonados de las rutas hacia Chile, Perú y Argentina en contra de la prohibición oficial de exportar aceite, según su presidente, Enrique Martínez.

"Haríamos el lunes (un bloqueo en) una frontera que no puedo mencionar por estrategia, pero cada ocho horas iríamos cerrando las otras fronteras", advirtió Martínez, cuya organización aglutina a 560 empresas de transporte nacional e internacional.

El gremio del transporte demanda una tregua de 60 días en el veto indefinido del gobierno a las exportaciones de oleaginosas "para que (el gobierno) pueda charlar con los agropecuarios para llegar a alguna conclusión", según Martínez.

Mientras tanto, poderosos agroindustriales de oleaginosas y transportistas de carga -que llevan aceites y soja hacia países vecinos- manifestaron contra la medida con la ocupación de puestos aduaneros en Santa Cruz y Cochabamba y los de las fronteras con Brasil y Argentina.

El gobierno de Evo Morales prohibió la semana pasada la exportación de aceite comestible a países andinos, además de Holanda y Japón, ventas que anualmente redundan en unos 200 millones de dólares.

En tanto, el poderoso gremio de los choferes ratificó este domingo el llamado a una huelga de 48 horas del transporte urbano para el martes y miércoles de esta semana, informó el principal dirigente de esa organización sindical, Franklin Durán.

La medida incluye el "bloqueo" de calles y avenidas, como usualmente ocurre cuando ese gremio está en huelga, especificó a una radio local.

La protesta fue adoptada porque "lamentablemente el gobierno no ha atendido nuestro pliego petitorio" sectorial de once puntos entregado en diciembre al gobierno, dijo Durán a una radio local.

Los choferes bolivianos se oponen a un régimen impositivo y a las regulaciones a su trabajo y demandan diversas subvenciones y ventajas para el sector, como la construcción de viviendas sociales.

Las protestas de los transportistas tienden a agravar el clima de agitación social que vive el país con una huelga indefinida desde el miércoles de la ciudad de Camiri (este), donde las negociaciones entre el gobierno y los líderes civiles de esa región petrolera estaban este domingo en un punto muerto, tras la ruptura unilateral del diálogo por los pobladores.

"Más allá de las exigencias que estaban en la agenda de discusión, los cívicos insistieron en la apertura de mil fuentes de trabajo (en la estatal petrolera YPFB) sólo para Camiri, lo que es completamente inviable", deploró el ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas.

Según la autoridad, "en toda Bolivia hay 1.200 trabajadores en la estatal petrolera".

Camiri (este de Bolivia) exige que el gobierno avance en la nacionalización de los hidrocarburos decretada en mayo de 2006 por el presidente izquierdista Evo Morales y la instalación de una planta de separación de líquidos y una gerencia regional de la empresa, entre otras demandas.

Además, como un elemento nuevo, pide la ocupación estatal de Campo Camiri, supuestamente subutilizado por la empresa Andina (Repsol-YPF), según Héctor Sánchez, presidente del comité de huelga de esa región.

Camiri fue escenario el viernes de violentos choques que arrojaron un saldo de 22 heridos.

A pesar de las gestiones, los pobladores ocupan una ruta principal de alto tráfico comercial y turístico hacia Argentina, pero las tropas mantienen un fuerte resguardo de la empresa Transredes, filial de las multinacionales petroleras Ashmore y Shell.

rb/jb

Otras noticias

Contenido patrocinado