Buscar

El fenómeno Berlusconi seduce Italia

AFP
14/04/2008 - 18:39

El magnate de las comunicaciones y ex primer ministro conservador italiano Silvio Berlusconi, conocido como 'el Caimán' por su astucia, se presenta como el único líder capaz de gobernar Italia gracias a su enorme poder de seducción, como reconocen muchos especialistas consultados.

A pesar de sus 71 años y de tener que batallar contra Walter Veltroni, un rival de 52 años que encarna una nueva generación de políticos, y de haber enviado soldados a Irak en contra de la opinión pública o aprobado leyes muy controvertidas que lo favorecían personalmente, su popularidad es indiscutible.

"Ha sido un fenómeno sin precedentes en Europa, es el único que tiene unida a la derecha. Su electorado está listo a aceptarle todo, cree en él", sostiene a la AFP Roberto D'Alimonte, politólogo de la Universidad de Florencia.

El regreso por tercera vez al poder del líder de la derecha italiana confirma que una buena parte de los italianos admira su estilo.

Para muchos, su lenguaje antipolítico, incorrecto, su forma de ser asequible, sus bromas, su sentido del humor, sus chistes sobre las mujeres, no cuentan tanto como el hecho de haberse convertido de la nada en uno los hombres más ricos de Europa, con un imperio mediático.

"El 'berlusconismo' no es fenómeno pasajero, dura desde hace muchos años, aún después de que su carisma se viera desgastado y de que su último gobierno del 2001 al 2006 fuera muy criticado", sostiene el politólogo Marc Lazar, autor de varios libros sobre Italia.

Acusado de populismo, Berlusconi es el emblema tanto de las debilidades como de las ambiciones de los italianos. "Cuando entró en el mundo de la política, tras los escándalos de la década de los 90 que azotaron a los partidos políticos, Italia estaba dispuesta a acoger su mensaje", reiteró Marc Lazar.

La impopularidad alcanzada en veinte meses por el gobierno de centro izquierda de Romano Prodi alimentó la admiración de sectores de la población que lo ven como un ejemplo a seguir: pequeños empresarios, profesionales independientes, ejecutivos, amas de casa. "Se presenta como el defensor de la pequeña burguesía y de lo políticamente incorrecto", escribió recientemente el diario Il Corriere della Sera.

Su mayor popularidad la alcanza en el norte, la región más rica e industrializada, a la que le debe su éxito. "Italia no se puede gobernar sin el apoyo del norte pujante", sostiene Stefano Folli, director del diario económico Il Sole 24 Ore. Y es a ese norte pudiente, enfrentado a la globalización y a la crisis económica de la península, al que deberá responder cuando asuma el gobierno de la nación.

Otras noticias

Contenido patrocinado