Buscar

Suizos asestan golpe a populistas al negarse a endurecer la naturalización

AFP
1/06/2008 - 18:16

Los suizos infligieron el domingo un revés a la derecha populista al negarse en un referéndum, por amplia mayoría, a endurecer las condiciones de naturalización de los extranjeros y desestimar otras dos propuestas suyas.

Un 63,8% de los electores dijeron no al proyecto de naturalizaciones "democráticas" por voto directo de los ciudadanos.

El resultado fue más ajustado en la Suiza germánica que en la romanda (francoparlante). De los 26 cantones suizos, sólo el rural germánico de Schwyz (centro) ha aprobado, con el 59,9% de sufragios, la propuesta de la Unión Democrática de Centro (UDC).

Los populistas sufren este desaire cuando aún no han transcurrido seis meses del paso a la oposición del principal partido suizo (29% de los votos en las últimas legislativas) por la expulsión del gobierno de su líder Christoph Blocher.

La derrota les resulta particularmente dolorosa porque, con la propuesta de naturalizaciones "democráticas", la UDC abordaba un tema --el miedo al extranjero-- que hasta ahora siempre le había dado alegrías.

El partido populista proponía que las candidaturas a la naturalización pudieran ser aprobadas --o rechazadas-- por un voto popular en los municipios, sin recurso posible, y no por una comisión, como es el caso ahora.

Suiza aplica el derecho de la sangre, de modo que el 20,7% de los extranjeros empadronados en el 2006 deben someterse a un procedimiento de naturalización muy controlado en el caso de que quieran obtener la nacionalidad helvética.

Hace falta haber residido en Suiza un mínimo de doce años y estar integrado en la comunidad y adaptado al estilo de vida local, según los términos empleados por las autoridades federales.

Al final de la campaña, a la vista de los sondeos desfavorables, la UDC había intentado centrar el debate en la criminalidad de los extranjeros.

Llegó a publicar anuncios en la prensa para denunciar "la violencia de los jóvenes extranjeros naturalizados", desgranando una serie de sucesos para ejemplificar sus afirmaciones.

"La UDC estaba sola contra todos", comentó el diputado Yves Nidegger para relativizar la derrota de su partido.

El Consejo Federal (gobierno) y la mayoría parlamentaria se habían pronunciado en contra de la iniciativa por considerarla discriminatoria y arbitraria.

Incluso la ministra de la Policía y Justicia Eveline Widmer-Schlumpf (UDC), reprobada por su partido, se opuso a la naturalización a través de las urnas. "Esto ha contribuido aún más a desorientar al electorado", estimó Nidegger.

El partido populista confirmó este domingo su ruptura con la ministra.

Los votantes también rechazaron, por aplastante mayoría, otras dos iniciativas respaldadas por la UDC.

El 75,2% votó no a una propuesta de ley calificada de "bozal" por su pretensión de prohibir que el gobierno se posicione en las campañas de los frecuentes referéndums o "consultas" de la vida política suiza.

Y el 69,5% rechazó un artículo constitucional que hubiera favorecido a las compañías privadas a la hora de financiar el sistema de cobertura médica.

dro/erl/al

Contenido patrocinado

Otras noticias